Cerca de un centenar de opositores georgianos han sido condenados a penas de cárcel por participar anoche en las violentas protestas antigubernamentales ante el Parlamento, informó hoy el Ministerio del Interior de Georgia.

Los opositores fueron sentenciados por la vía rápida de madrugada a hasta dos meses de prisión por alterar el orden público tras expirar la autorización oficial para manifestarse en el centro de Tiflis, informó Shota Utiashvili, portavoz ministerial.

Además, el funcionario adelantó que se ha incoado un proceso penal en relación con los dos atropellos ocurridos durante la madrugada que le costaron la vida a dos personas, una de ellas un agente de la policía.

Las víctimas fueron identificadas como Nodar Tsajadadze, un expolicía que estaba entre los opositores, y Vladímir Matsurashvili, efectivo antidisturbios.

Supuestamente, ambos fueron atropellados por un cortejo de coches de la líder del opositor Consejo Popular (CP) que convocó las protestas, Nino Burdzhanadze, quien huyó cuando la policía cargó contra los manifestantes.

Por de pronto, dos colaboradores de la líder opositora fueron hoy detenidos como sospechosos de haber protagonizado ambos atropellos al volante de sendos todoterreno.

Utiashvili también explicó que las fuerzas de seguridad disponen de pruebas sobre que algunos de los organizadores de la protesta se planteaban provocar disturbios masivos con el fin de hacerse con el poder.

La policía georgiana dispersó violentamente pasada la medianoche de hoy a los cerca de tres mil opositores que se habían concentrado en la avenida Rustaveli, la principal arteria de Tiflis, que se negaron a dispersarse.

Según fuentes oficiales, unas 37 personas, entre ellas ocho policías y un periodista, fueron hospitalizadas con heridas de diversa consideración.

Los opositores habían acampado frente al Parlamento para impedir el desfile militar que tuvo lugar hoy con ocasión del Día de la Independencia y muchos de ellos, armados con palos, tomaron la tribuna desde la que el presidente georgiano debía presidir el acto.

"Misha ¡vete ya!", gritaban los manifestantes en referencia a Saakashvili, en el poder desde 2003.

Al respecto, Saakashvili aseguró en su discurso con ocasión del desfile que las manifestaciones opositoras de los últimos días "fueron preparadas fuera del país".

El pasado 24 de mayo el jefe del comité de exteriores del Parlamento de Georgia, Akaki Minashvili declaró abiertamente que Rusia está detrás de las protestas.

La oposición georgiana se manifestó ayer por quinto día consecutivo para pedir la dimisión irrevocable de Saakashvili, al que acusan de autoritarismo y que es el principal aliado de Estados Unidos en el Cáucaso.