La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, ordenó hoy suspender la elaboración de material que trata sobre la homosexualidad y el combate a la homofobia que sería distribuido en escuelas públicas y había generado protestas de grupos religiosos.

"El Gobierno entendió que no sería prudente distribuir ese material", declaró a periodistas el ministro de la Secretaría de la Presidencia, Gilberto Carvalho, quien explicó que la jefa de Estado tomó su decisión tras conversar sobre el asunto con parlamentarios que profesan diversas religiones y criticaron el proyecto.

El material estaba siendo elaborado por empresas contratadas por el Ministerio de Educación y sería distribuido en el marco de cursos sobre derechos humanos y minorías que se pretende impartir en las escuelas públicas de enseñanza media.

Según había adelantado el Ministerio de Educación, el material que estaba en preparación incluía vídeos que mostraban cómo el amor surgía entre dos chicos o entre dos chicas, o declaraciones de travestis y transexuales sobre sus vidas y relaciones amorosas.

Carvalho dijo que, tras conversar hoy con los parlamentarios que se oponen al proyecto, Rousseff decidió además que "a partir de ahora, todo lo que tenga que ver con educación y costumbres pasará directamente por la Presidencia y será objeto de amplias consultas con todos los sectores de la sociedad".

La polémica sobre ese material creció en los últimos días, sobre todo después de que el Supremo Tribunal Federal decidiera que la unión civil entre dos personas del mismo sexo es equivalente ante la ley a todo matrimonio heterosexual.

Las Iglesias católica y evangélica, en especial, criticaron la decisión judicial y alertaron sobre proyectos que, según afirmaron, pretendían "inducir" a la homosexualidad a los adolescentes que estudian en escuelas públicas.