Las autoridades de Joplin, en el estado de Misuri (EE.UU.), elevaron hoy a 122 el número de personas muertas y a 750 las heridas tras el devastador tornado que destruyó buena parte de la ciudad el domingo .

El gerente municipal de Joplin, Mark Rohr, anunció hoy esta nueva cifra de fallecidos, mientras explicó en rueda de prensa que se prosiguen las labores de rescate y búsqueda en la zona.

Asimismo, la firma evaluadora de riesgos Eqecat indicó que las pérdidas ocasionadas por la catástrofe podrían ascender a 3.000 millones de dólares.

El tornado golpeó con precisión viviendas y edificios del centro de la ciudad, de 50.000 habitantes, entre ellos un hospital que quedó prácticamente en ruinas.

Las autoridades federales informaron que resultaron dañadas más de 8.000 estructuras tras el paso del fatal tornado, que dejó un rastro de cerca de diez kilómetros de longitud y casi un kilómetro de ancho en la ciudad.

El Servicio Nacional de Meteorología clasificó el tornado en la categoría EF-5, la más alta de su escala, con vientos de más de 320 kilómetros por hora.

Según el Laboratorio de Tormentas Severas de la Administración Atmosférica y Oceánica Nacional (NOAA, por su sigla en inglés) se trata del tornado más mortal en EE.UU. desde 1953.