El cadáver descuartizado de un auxiliar de la Fiscalía de una ciudad del norte de Guatemala que había sido secuestrado este lunes fue hallado hoy con un mensaje firmado por "Z 200", uno de los comandos del cartel mexicano Los Zetas, a quien se le atribuye la reciente matanza de 27 campesinos.

Según el reporte de la Policía Nacional Civil (PNC), Allan Vidaurre, de 36 años, fue secuestrado el lunes por la noche por dos hombres armados que se conducían en dos vehículos todoterreno, al salir del edifico de la Fiscalía, en el centro de la ciudad de Cobán, a 250 metros al norte de la capital guatemalteca.

"El cadáver del auxiliar fiscal fue hallado esta mañana completamente descuartizado. Las partes de su cuerpo se encontraban en bolsas de plástico ubicadas en los alrededores de la Gobernación Departamental", dijo a los periodistas un portavoz de la PNC.

En el lugar fue encontrada una nota en la que el grupo "Z 200", uno de los comandos de Los Zetas, se atribuye el crimen.

El ministro guatemalteco del Interior, Carlos Menocal, dijo a una radio local que sospechan que Vidaurre haya sido asesinado por Los Zetas en venganza por el decomiso, en marzo pasado, de media tonelada de cocaína en el departamento de Alta Verapaz.

"Estamos investigando si este caso tiene relación con la droga que les fue decomisada a Los Zetas en marzo, porque después de esa acción hubo amenazas" de parte de ese grupo criminal, explicó Menocal.

Las autoridades guatemaltecas atribuyen al grupo "Z 200" la matanza de 27 campesinos perpetrada el pasado 13 de mayo en una finca del departamento de Petén, a unos 630 kilómetros al norte de la capital guatemalteca.

El presidente guatemalteco, Álvaro Colom, decretó la semana pasada el estado de sitio en Petén, para facilitar las operaciones de las fuerzas de seguridad que buscan a los responsables de esa matanza.