La actividad eruptiva del volcán nicaragüense de Telica se mantiene con continuas explosiones acompañadas de gases, vapor de agua, cenizas, arenas y pequeñas rocas, informaron hoy las autoridades, que también se mantienen preparadas para una eventual evacuación masiva de pobladores de la zona.

Un informe de los vulcanólogos nicaragüenses precisó que el volcán, con altura de 1.061 metros, registró este sábado a las 15.00 hora local (21.00 GTM) un estallido, el de mayor escala hasta el momento registrado, con una duración de 36 minutos, acompañada de fuertes descargas eléctricas.

Según la Dirección General de Geofísica del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), la actividad del coloso se mantiene con continuas explosiones acompañadas de gases, vapor de agua, cenizas, arenas y pequeñas rocas, y una alta microsismicidad.

El organismo indicó que esas pequeñas rocas se alojan alrededor del borde del cráter.

La actividad del Telica, ubicado en el "cordón de fuego" del Pacífico y el segundo más activo del país centroamericano después del Cerro Negro, ha provocado la evacuación desde el pasado jueves a de cuatro familias de una comunidad ubicada a unos 300 metros del coloso.

A principios de esta semana, un total de 525 trabajadores de la empresa geotérmica San Jacinto Tizate fueron evacuados de forma temporal tras registrarse una fuerte explosión en el Telica.

La Defensa Civil sostuvo que está lista para evacuar, de ser necesario, a unas 3.703 familias que habitan en decenas de comunidades aledañas al volcán.

En ese sentido, el Gobierno nicaragüense ha entregado mapas a las autoridades locales para que verifiquen y actualicen las rutas de evacuación, como parte de la preparación en caso de que el coloso incremente su actividad.

La central sísmica ha contabilizado, en las últimas 12 horas más de 900 microsismos, de estos se han localizados 57, con magnitudes entre 0,5 a 2,0 en escala de Richter con una profundidad promedio de un kilómetro, de acuerdo a la información oficial.

La pluma de cenizas se elevó aproximadamente dos kilómetros, con un desplazamiento lento debido al poco movimiento del viento, el que tiene una velocidad entre 6 y 8 kilómetros por hora, sin dirección definida, tanto en superficie como en altura, dada las condiciones meteorológicas en la zona.

El Ineter advirtió, además, que el agua de pozo cerca del volcán, en un radio de 5 kilómetros, ha reportado un ligero cambio en la química del agua (sulfatos, cloruros, alcalinidad y PH) puntualmente en las fumarolas localizadas en una comunidad al noreste del volcán.

El organismo afirmó que mantiene vigilancia permanente en el sitio con tres brigadas, junto a técnicos de las universidades de El Salvador y Suecia, que se encuentran instalando equipos especiales para medir gases (dióxido de sulfuro) que esta emitiendo el volcán.

La medición de esos gases es un "dato importante para evaluar la actividad del volcán", explicó la fuente, quien dijo que espera más explosiones moderas y no se descarta alguna de mayor escala.

El Telica registra erupciones desde 1527, aunque su última erupción violenta fue en 1948.