Los presidentes de los países de Centroamérica, excepto Costa Rica, expresaron hoy su preocupación por la reciente matanza de 27 campesinos en una finca del norte de Guatemala, en un hecho atribuido al cartel mexicano de Los Zetas.

En una declaración conjunta, suscrita hoy en Managua por los presidentes Álvaro Colom (Guatemala), Mauricio Funes (El Salvador), Porfirio Lobo (Honduras) y Daniel Ortega (Nicaragua), los jefes de Estado reiteraron su solidaridad y apoyo a Colom, al tiempo que manifestaron su preocupación por ese hecho violento.

"Manifestamos nuestra preocupación ante la masacre de 27 campesinos guatemaltecos, hechos suscitado en días pasados en el departamento (provincia) de Petén a manos de la organización criminal, denominada Los Zetas", indicó Daniel Ortega al leer la declaración en la Casa de los Pueblos, antigua Casa Presidencial.

En el documento, los mandatarios reconocieron que la inseguridad, la incidencia del crimen organizado y las consecuencias que estos fenómenos tienen en la región, "constituyen graves amenazas para los pueblos y gobiernos centroamericanos".

También destacaron que son factores que afectan a las oportunidades de alcanzar un crecimiento económico sostenible, superar la pobreza y la desigualdad social de los habitantes.

Asimismo, admitieron que el narcotráfico, el tráfico ilegal de armas, la trata de personas y otros delitos relacionados "afectan a la población y socavan la estabilidad política, la institucionalidad democrática y la gestión de los gobiernos de la región".

Por tal motivo, los jefes de Estado centroamericanos consideraron un "desafío" la próxima Conferencia Internacional de Apoyo a la Estrategia de Seguridad de Centroamérica, que está previsto se celebre del 22 al 24 de julio en Guatemala.

"Este es un desafío que debe ser enfrentado de forma regional por medio de una colaboración profunda y sistemática entre los países centroamericanos" para hacer frente al crimen organizado y a la delincuencia común, agregaron.

Ortega, al leer la declaración, afirmó que los mandatarios de la región respaldan el avance alcanzado en la elaboración de proyectos y programas regionales que se prepararan para el fortalecimiento de la seguridad regional y que serán presentados durante dicha Conferencia Internacional de seguridad.

En el documento, los gobernantes de la región también exhortaron a la comunidad internacional "a brindar su decidido apoyo a estos esfuerzos bajo el enfoque de responsabilidad compartida".

En otra declaración, los gobernantes se comprometieron a profundizar y acelerar el proceso de integración económica centroamericana y solicitaron a la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (SIECA) "dar todo el apoyo técnico necesario" para ese objetivo.

En el encuentro, además de los cuatro presidentes, estuvieron presentes el exgobernante hondureño Manuel Zelaya y el canciller venezolano, Nicolás Maduro, que al igual que Lobo llegaron a Managua procedentes de Cartagena de Indias (Colombia), donde se selló la reconciliación hondureña con un acuerdo que asegura el regreso de ese país a la OEA tras casi dos años de suspensión.