Los presidentes de Nicaragua, Daniel Ortega, y de Honduras, Porfirio Lobo, anunciaron hoy en Managua el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

En una declaración conjunta que contó con el beneplácito de sus homólogos Álvaro Colom, de Guatemala, y Mauricio Funes, de El Salvador, el presidente nicaragüense dio como normalizadas las relaciones con Honduras tras casi dos años de ruptura no declarada debido al golpe de Estado contra Manuel Zelaya.

Daniel Ortega dijo que, tras considerar el acuerdo suscrito hoy en Cartagena de Indias (Colombia) entre Lobo y su antecesor, Manuel Zelaya, depuesto por el golpe de junio de 2009, "orientó el inmediato pleno restablecimiento y normalización (de relaciones) de Nicaragua con Honduras".

Nicaragua era el único país centroamericano que no reconocía al Gobierno del hondureño Lobo, quien asumió el poder en enero de 2010, tras ganar los comicios de noviembre de 2009.

La declaración fue suscrita, además, por todos los presidentes de los países centroamericanos que integran el CA-4: Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua.

También lo hicieron, como testigos, el expresidente hondureño Manuel Zelaya y el canciller venezolano, Nicolás Maduro, que al igual que Lobo llegaron a Managua procedentes de Cartagena de Indias, donde se selló la reconciliación con un acuerdo que asegura el regreso de Honduras a la OEA tras casi dos años de suspensión.

Honduras fue suspendida como miembro de la Organización de Estados Americanos (OEA) el 5 de julio de 2009, tras el golpe de Estado que derrocó a Zelaya.

Sobre ese acuerdo en Cartagena de Indias, los gobernantes de los países de Centroamérica respaldaron, en la declaración conjunta, ese convenio promovido por los presidentes Juan Manuel Santos, de Colombia, y Hugo Chávez, de Venezuela.

Destacaron que ese acuerdo crea las condiciones para el reintegro de Honduras en la OEA y su participación en el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA).

En la declaración, los presidentes del CA-4 solicitaron a todos los países de América que apoyen "esta decisión para la pronta incorporación de Honduras a la OEA y a todos los foros internacionales".

Con Santos y Maduro como testigos, Lobo y Zelaya formalizaron el llamado "Acuerdo para la reconciliación nacional y la consolidación del sistema democrático en la República de Honduras".

El documento supondrá el reingreso de Honduras a la OEA en vísperas de la Asamblea Anual que este organismo celebre en El Salvador del 5 al 7 de junio próximo.

Además, el compromiso asegura el retorno de Zelaya y de sus colaboradores a Honduras, país del que el exgobernante había sido expulsado en el golpe de Estado.

También garantiza el restablecimiento de los derechos de Zelaya "en condiciones de seguridad y libertad".

Zelaya, quien desde el 27 de enero de 2010 reside como "huésped ilustre" en la República Dominicana, tiene previsto retornar a Honduras el próximo 28 de mayo, según informó la semana pasada Juan Barahona, subcoordinador del Frente Nacional de Resistencia Popular, coordinadora de organizaciones que apoyan al exgobernante.