Francia ha enviado helicópteros para participar en la operación militar contra el régimen libio de Muamar el Gadafi que estarán operativos en unos días y permitirán llevar a cabo ataques en tierra más de cerca de forma que se afine en los objetivos.

Una docena de helicópteros va a bordo del navío de guerra francés "Tonerre", que salió de forma discreta el pasado día 17 del puerto de Tolón, explicó hoy el diario "Le Figaro".

El Estado Mayor del Ejército se limitó a confirmar que el "Tonerre" se dirige a la zona de operaciones, pero se negó a dar informaciones sobre los equipamientos que lleva.

Un periodista del semanario "Marianne" precisó en la emisora "France Info" que los aparatos estarán operativos en unos días y que la razón del despliegue es realizar vuelos a más baja altura que los cazas que han operado hasta ahora y a una velocidad que permita disparar de forma más certera sobre los objetivos designados y tratando de evitar daños colaterales.

Su acción, como la de los aviones de combate, se hace entre otras cosas a partir de las informaciones recibidas por las fuerzas especiales francesas que se encuentran en Libia para identificar potenciales objetivos y guiar las aeronaves, según "Le Figaro".

Se trata de acelerar los resultados en un momento en que los rebeldes al régimen de Gadafi tienen dificultades para progresar.

El Gobierno francés necesitará una autorización del Parlamento para mantener su implicación militar en Libia, como le marca la ley, y en este caso eso ocurrirá el 19 de julio.