Once presuntos sicarios, ocho de origen mexicano y tres guatemalteco, fueron detenidos hoy en Tabasco, en el sudeste de México, por su presunta relación con la organización criminal de Los Zetas, informó una fuente oficial.

Los detenidos, vinculados con los últimos crímenes cometidos en el municipio de Cárdenas, localizado a unos 60 kilómetros de Villahermosa, la capital del estado, fueron presentados hoy por personal de la Procuraduría General de Justicia de Tabasco (PGJT).

El fiscal Gregorio Romero informó que los aprehendidos forman parte del grupo criminal Los Zetas, organización que ha secuestrado y asesinado a decenas de personas en el sur de México y que presuntamente asesinó hace una semana a veintisiete labriegos en la región de Petén, norte de Guatemala.

Entre los detenidos destaca Lázaro Vázquez Rodríguez, alias "El Braco", uno de los supuestos líderes de Los Zetas en Tabasco.

También fue identificado en el grupo Juan Alfredo Choc, un jefe de Los Zetas responsable de las operaciones de ese grupo criminal en Xalapa, capital del oriental estado mexicano de Veracruz, informó la fiscalía local.

Al parecer Choc había llegado recientemente a Tabasco para reforzar actividades delictivas de Los Zetas en la zona.

Los guatemaltecos detenidos fueron identificados como Edgar Raúl Caal Max, alias "El Carpintero", originario de Poc Tu; Juan Alfredo Choc Yant, alias "El Seco", natural de Dolores Petén; y José Luis Solís Chajon, alias "El Chito" o "Cebra", de 29 años, originario de Cabón Baja Verapáz.

La semana pasada nueve personas fueron asesinadas en el municipio de Cárdenas, una acción que se produjo con mayor violencia de lo habitual en esta zona del sudeste mexicano, dijo a la prensa el gobernador Andrés Granier.

Supuestamente la acción criminal fue un ajuste de cuentas entre Los Zetas y el cartel del Golfo, rivales suyos en la zona.

Tras los once arrestos de hoy el gobernador Granier pidió el apoyo de los ciudadanos para denunciar "anónimamente" a los delincuentes que están operando en Tabasco.

"Ni un paso atrás", enfatizó Granier, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), al anunciar que su Gobierno combatirá "sin medida" a los criminales que buscan controlar la zona, muy importante área de paso con Centroamérica.

Además de las detenciones de los presuntos sicarios se aseguraron vehículos, una veintena de armas largas y granadas, precisó el fiscal local.

En Tabasco, de 2006 a la fecha, los grupos de criminales han asesinado a 58 policías, 8 de los cuales en lo que va de año.

Otras víctimas de la delincuencia organizada han sido también fiscales, empresarios y ganaderos que viven en este estado mexicano.