Centroamérica, Venezuela y el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, celebraron hoy por separado el acuerdo entre el gobernante de Honduras, Porfirio Lobo, y su antecesor, Manuel Zelaya, que elimina todo obstáculo para que el país centroamericano regrese al organismo continental.

Lobo y Zelaya, depuesto en 2009 en un golpe de Estado, sellaron este domingo en Cartagena de Indias (Colombia) la reconciliación con un acuerdo que asegura el regreso de Honduras a la Organización de Estados Americanos (OEA) tras casi dos años de suspensión.

Insulza anunció en un comunicado que este lunes presentará el acuerdo ante el Consejo Permanente del organismo, con objeto de que convoque la Asamblea General extraordinaria que concretará el retorno de Honduras al seno del la institución.

Por su lado, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, celebró el acuerdo que normaliza la situación política en Honduras, pero advirtió de que estará pendiente de su cumplimiento.

Lobo y Zelaya suscribieron el llamado "Acuerdo para la reconciliación nacional y la consolidación del sistema democrático en la República de Honduras" ante el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, que lo rubricaron como testigos.

El documento supondrá el reingreso de Honduras a la OEA, de la que fue suspendida el 5 de julio de 2009, siete días después del golpe de Estado que apartó a Zelaya del poder.

Además, el compromiso asegura el regreso al país de Zelaya, quien actualmente vive en la República Dominicana, y de sus colaboradores, lo mismo que el restablecimiento de sus derechos "en condiciones de seguridad y libertad".

Una vez suscrito el acuerdo, los protagonistas se trasladaron a Managua, donde presentaron el compromiso a los gobernantes que integran el CA-4: Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua.

Los gobernantes centroamericanos, en una declaración, destacaron que el acuerdo crea las condiciones para el reintegro de Honduras en la OEA y su participación en el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), donde también estaba excluida.

También solicitaron a todo el continente americano apoyar "esta decisión para la pronta incorporación de Honduras a la OEA y a todos los foros internacionales".

En el marco de esa declaración, los presidentes de Nicaragua, Daniel Ortega, y Lobo, de Honduras, anunciaron el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

El presidente nicaragüense dio como normalizadas las relaciones con Honduras tras casi dos años de ruptura no declarada debido al golpe, con el "beneplácito", dijo, de sus homólogos Álvaro Colom, de Guatemala, y Mauricio Funes, de El Salvador.

Ortega explicó que, tras considerar el acuerdo suscrito en Cartagena de Indias entre Lobo y Zelaya, "orientó el inmediato pleno restablecimiento y normalización (de relaciones) de Nicaragua con Honduras".

Nicaragua era el único país centroamericano que no reconocía al Gobierno del hondureño Lobo, quien asumió el poder en enero de 2010, tras ganar los comicios de noviembre de 2009.

"Lo que se ha logrado en Cartagena de Indias y que ha sido rubricado en Managua por los presidentes del CA-4 constituye un paso muy importante", valoró Funes, para quien el acuerdo entre Lobo y Zelaya "constituye un aporte invaluable a la reconstrucción del tejido institucional" en ese país.

Funes exhortó a los demás países de América Latina a asegurar la reincorporación de Honduras a la OEA y "de ser posible antes de que se celebre la próxima Asamblea General de la OEA en la ciudad de San Salvador entre el 5 y 7 de junio próximo".

"Hoy ha sido una reunión muy productiva. Estamos muy contentos y muy fortalecidos de que el SICA se vuelva a integrar totalmente", celebró, por su lado, el presidente Colom.

Para Lobo, se trató de "un doble día de mucha alegría".

"Por un lado, podernos abrazarnos sin ninguna restricción los hermanos centroamericanos y por otro lado que Zelaya pueda retornar a Honduras con la garantía de que lo vamos a tratar como se merece, de haber sido presidente electo por el pueblo hondureño", dijo.

Lobo también destacó el restablecimiento de la normalidad de las relaciones con Nicaragua.

En el encuentro de Managua también estuvieron presentes Zelaya y el canciller venezolano, Nicolás Maduro, que transmitió un saludo a los gobernantes centroamericanos de parte de Chávez.

Zelaya, quien desde el 27 de enero de 2010 reside como "huésped ilustre" en la República Dominicana, tiene previsto retornar a Honduras el próximo 28 de mayo.