La Corte Suprema de Estados Unidos ordenó hoy a las autoridades de California que reduzcan en 40.000 presos la población carcelaria del estado, de unos 147.000, para reducir el hacinamiento y mejorar los servicios de salud.

La Corte rechazó así un recurso presentado por Arnold Schwarzenegger cuando era gobernador de California, cargo que dejó el 3 de enero de 2011 tras siete años, en el que pidió más tiempo para cumplir con una orden federal que le imponía un límite en la población reclusa.

El tribunal, que aprobó la medida por 5 votos a favor frente a 4 en contra, dio un periodo de 2 años para efectuar el recorte destinado a evitar la "violación de los derechos constitucionales" de los reos.

Además de liberaciones, la opción que barajan las autoridades californianas para hacer cumplir la orden judicial incluye la transferencia de los presos a centros penitenciarios de los condados u a otras jurisdicciones.

La Corte Suprema afirmó que la situación de las cárceles californianas está por "debajo de los niveles de decencia".

El juez Anthony Kennedy afirmó en el escrito que "las violaciones persisten desde hace años y no se han corregido".

"Durante años, los cuidados de salud mental y médica ofrecidos por las prisiones de California se han quedado por debajo de los requisitos mínimos constitucionales y han fallado a la hora satisfacer las necesidades básicas sanitarias de los prisioneros", agregó Kennedy

Según datos del pasado mes de noviembre, las 33 prisiones de California contaban entonces con 147.000 presos.

La decisión de la Corte Suprema indicó que la población reclusa debe reducirse a entorno los 110.000 presos.