Quince niños y un adulto murieron a causa de la avalancha de tierra que ayer sepultó parcialmente un orfanato del estado de Selangor, vecino a la capital de Malasia, Kuala Lumpur, indicó hoy la Policía.

Los equipos de emergencia dieron por concluida la búsqueda una vez fueron halladas entre los escombros del edificio y el barro, todas las personas dadas por desaparecidas, dijo el jefe de Policía del distrito de Hulu Langat, Abdul Rashid, al canal estatal de televisión.

En el centro educativo, un edificio de madera y cemento de tres plantas y en el que se impartían actividades extraescolares, habían 44 niños, dos tutores y tres empleados cuando se produjo el alud de tierra.

Otros nueve niños y tres adultos fueron rescatados con vida, aunque con heridas de diverso pronóstico, mientras que resto de las personas escaparon de la avalancha por encontrarse en una parte del edificio que apenas registró daños.

Hasta el lugar del siniestro, ubicado en una zona en la que durante los últimos dos días se registraron copiosas lluvias, se desplazaron cerca de dos centenares de miembros de los equipos de rescate, Protección Civil y Policía.

Según fuentes oficiales, el corrimiento de tierras sorprendió a los niños del orfelinato de Hindraya al Taqwa, mientras realizaban al aire libre una sesión de prácticas de música con tambores.

La Policía ordenó la evacuación de los residentes de las casas vecinas al edificio por temor a que se registren nuevas avalanchas en las próximas horas por fuertes aguaceros, que entorpecía las tareas de rescate de las víctimas.