Al menos seis iraquíes murieron hoy y otros 53 resultaron heridos en diez atentados con explosivos y otros dos con coches bomba ocurridos en distintas zonas de Bagdad.

Una fuente de la policía iraquí aseguró a Efe que cuatro artefactos y un coche bomba estallaron en el barrio Al Amal, en el suroeste de Bagdad cerca de una comisaría de la Policía, lo que causó la muerte de dos civiles y heridas a otras quince personas, entre ellas tres uniformados.

En el barrio de Al Talabiya, en el este de la capital iraquí, la detonación de un vehículo cargado de explosivos al paso de una caravana de coches oficiales causó la muerte de un civil.

En el atentado, que tenía como objetivo al director de administración de asuntos internos del Ministerio de Interior, que salió ileso, también resultaron heridas cinco personas, entre ellas dos miembros de la guardia personal del alto funcionario.

Otros dos civiles perdieron la vida y siete fueron heridos al explotar una bomba en un mercado popular del barrio de Medinat Sader, en el este de Bagdad, cerca del Hospital Al Sader.

En un mercado del mismo barrio hizo explosión otro artefacto que dejó cinco civiles heridos.

Además, la explosión casi simultánea de dos explosivos en la plaza de Al Waziq, en el céntrico barrio bagdadí de Al Karrada, causó la muerte de un civil y heridas a doce personas, entre ellas seis agentes de la Policía.

El atentado destrozó varios vehículos y causó destrozos en varios edificios de la plaza.

También explotó esta mañana una bomba al paso de una patrulla policial, lo que causó seis heridos, entre ellos un policía en la plaza Beirut, en el este de Bagdad, y otros tres civiles resultaron heridos al explotar un artefacto en la calle Al Tiyari, en la zona de Al Saidiya en el suroeste de la capital.

Por otra parte, la fuente indicó que anoche un policía murió y otro fue herido en el oeste de Mosul, 400 kilómetros al norte de Bagdad, en dos explosiones ocurridas en la ciudad.