Colombianos que supuestamente fueron contratados como mercenarios en los Emiratos Árabes Unidos recibieron adiestramiento de militares del país y de ciudadanos de Estados Unidos en al menos una instalación castrense de Colombia, aseguró hoy la revista Semana.

"Una serie de fotografías muestra a oficiales y suboficiales retirados ligados a la operación con visitantes extranjeros en instalaciones militares de Colombia", escribió el periodista Daniel Coronell en su columna habitual de Semana.

La publicación colombiana ofrece como prueba fotografías de abril de 2010 que registra momentos y personas en entrenamientos supuestamente en una instalación militar colombiana.

Coronell precisó que una de ellas "deja ver un atril militar y al fondo hay un aviso en el que se puede leer la sigla Ccope, correspondiente al Comando Conjunto de Operaciones Especiales", con sede en Facatativá, localidad cercana a Bogotá.

En la foto aparecen "un mayor retirado de apellido Fierro vinculado a la operación junto con un norteamericano aparentemente llamado Robert Bowen", agregó, e indicó que "con ellos están otros tres extranjeros y el sargento retirado Víctor Díaz".

La columna de Coronell hace referencia a la reciente información del diario The New York Times que da cuenta de un millonario contrato entre las Fuerzas Armadas emiratíes y una empresa del fundador de la compañía estadounidense Blackwater, Erik Prince, que supuestamente está formando una unidad de mercenarios colombianos y de otras nacionalidades.

Según The New York Times, este grupo recibe entrenamiento en secreto en una instalación de los Emiratos Árabes Unidos de parte de militares estadounidenses retirados y veteranos del Reino Unido, Alemania y de la Legión Francesa.

Según el diario estadounidense, esa unidad militar "está destinada a realizar operaciones especiales dentro y fuera del país, defender oleoductos y rascacielos de ataques terroristas y reprimir rebeliones internas".

El periodista colombiano relacionó con ese caso los supuestos entrenamientos en Colombia, que se imparten, según su columna, con armas oficiales y decomisadas a la guerrilla.

Entre los nacionales, según Coronell, hay celadores sin entrenamiento militar, detrás de los cuales "hay un negocio extraño", advirtió el periodista y apuntó que "alguien en las Fuerzas Militares apoya el millonario negocio de exportación de mercenarios".

La publicación observó que en el caso están vinculadas las mismas empresas de Estados Unidos en 2006 reclutaron a colombianos para la guerra en Irak y cuyo eslabón en el país andino era la firma ID Systems.

Esta firma se llama ahora Fortox S.A., según lo estableció Coronell, quien advirtió de que "funciona en Bogotá en la misma dirección de ID Systems".