Un hombre de 27 años ingresó ayer en la prisión de Aviñón (sureste de Francia) tras ser inculpado por haber violado o agredido sexualmente a una veintena de niños que cuidaba para familiares o conocidos.

La fiscal de Aviñón Catherine Champrenault explicó, en unas declaraciones hoy a la emisora "France Info", que se han recogido diferentes elementos de prueba para la acusación de este joven.

Pero Champrenault insistió en que van a continuar los peritajes a los niños que fueron presuntamente víctimas de los abusos, con edades de entre tres meses y dos años.

Se trata de sobrinos e hijos de vecinos y amigos a los que cuidaba en algunas ocasiones como un favor el inculpado, que fue arrestado en la localidad de Teil, cerca de la ciudad de Montélimar.

De acuerdo con las informaciones recopiladas, los hechos sucedieron principalmente desde 2009, aunque en el caso de sus sobrinos se remontan a 2003, precisó la representante del Ministerio Público.

Una de las pruebas es una grabación que hizo el propio acusado de una de las agresiones con su teléfono móvil, y también se le ha requisado su ordenador.