El responsable de los servicios secretos franceses, Bernard Squarcini, señaló que Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) dispone de "un tesoro de guerra" que le permite marcarse como objetivo atentar contra los intereses franceses en el extranjero e incluso contempla acciones en Francia.

Tienen medios para actuar gracias a los rescates que han obtenido por la liberación de rehenes secuestrados en Mali, Níger y Argelia, entre otras actividades delictivas, explicó Squarcini en una entrevista publicada hoy por el periódico "Le Télégramme".

Con ese dinero han comprado armas, GPS, material de comunicación codificada, instrumentos de visión nocturna y vehículos, y sus "objetivos potenciales" son los ciudadanos franceses y los intereses de Francia en el extranjero, destacó el responsable de los servicios secretos.

Por ello, se han reforzado los dispositivos de seguridad, dijo Squarcini.

Asimismo, insistió en que "la política francesa sigue siendo no pagar rescate".

AQMI mantiene cuatro rehenes franceses secuestrados desde el pasado septiembre, después de que en febrero la organización terrorista liberara a otros tres -una francesa, un malgache y un togolés- capturados en la misma operación.

Squarcini también señaló que varios casos "recientes" en los que han trabajado sus servicios han revelado que AQMI tenía planes también para llevar a cabo acciones en Francia.