Los cuerpos de cuatro de las nueve personas dadas por desaparecidas el miércoles en una localidad del nordeste de Colombia tras una avalancha causada por las intensas lluvias que afectan al país desde abril de 2010, fueron hallados hoy, informaron fuentes de los organismos de socorro.

Con el hallazgo asciende a seis la cifra de víctimas del deslave en la localidad de San Vicente de Chucurí, en el departamento de Santander.

Así, los muertos por las lluvias que afectan a Colombia, desde abril de 2010, llegó a 456 y la de afectados a 3,4 millones, en 1.030 de los 1.120 municipios de 28 de los 32 departamentos del país.

La tragedia de San Vicente de Chucurí fue causada por un represamiento de la quebrada Las Cruces, que atraviesa a esa población y este viernes las fuentes señalaron que todavía cuatro personas permanecen desaparecidas.

El secretario de la alcaldía del municipio, Rumaldo Gualdrón, señaló que los cuerpos fueron hallados en la desembocadura de la quebrada Las Cruces, que, además, en total destruyó 20 viviendas y dejó más de 360 damnificados.

Las tareas de búsqueda de los otros cuatro desaparecidos proseguirán el sábado, añadió la fuente.

Distintas autoridades y los organismos de socorro mantienen la alerta en buena parte de los 32 departamentos colombianos ante la salida de cauce de decenas de ríos debido a las precipitaciones, aumentadas por el fenómeno climatológico de "La Niña".

Sin embargo, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) pronosticó que ese fenómeno está "en su etapa final".

La situación, por otra parte, causa en el país la aparición, cada semana, de miles de casos nuevos de enfermedades respiratorias, especialmente en niños.

El director del Instituto Nacional de Salud, Juan Gonzalo López, dijo hoy a periodistas que según el último reporte, subió 10 mil casos en todo el país y reiteró que la mayoría de afectados son niños y adultos mayores.

"Se ha evidenciado un aumento hasta llegar a 80 mil casos por semana en todo el país, debido también a las condiciones climáticas, porque el invierno trae humedad y ciertas condiciones que provocan la propagación del virus", explicó el funcionario.

El jueves el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), divulgó que según los resultados del Registro Único de Damnificados, el 93 por ciento del país está afectado, es decir, 1.025 municipios.

Esta semana las autoridades declararon el estado de alerta máxima en las riberas del río Bogotá, en una zona muy poblada y cercana a la capital, ante la salida de cauce de esa corriente como consecuencia de las lluvias.

La parte más afectada se corresponde con la zona rural de los municipios de Chía, en donde resultó inundada por segunda ocasión en tres semanas, la Universidad de La Sabana.

También sufrieron inundaciones extensas zonas rurales de cultivos y ganadería y algunos barrios de los municipios de Cajicá y Cota, al norte de Bogotá.

Las mismas precipitaciones desde abril del año pasado han dejado 55 heridos, anegado más de 1,2 millones de hectáreas de cultivos, destruido decenas de carreteras y puentes, así como acueductos, escuelas y otras edificaciones públicas.

Asimismo, miles de cabezas de ganado y más de medio millón de aves de coral se han ahogado, según distintas autoridades.

El Ideam pronosticó que las lluvias se extenderán hasta mediados de junio.