Presos de una cárcel de Caracas mantienen secuestrados hoy a su director, José Gregorio Hernández, y a varios funcionarios en un número que varía entre 16 y 30 según la fuente, en protesta por un supuesto maltrato policial a un grupo de reos, informaron familiares y organización de defensa de los reclusos.

La protesta comenzó anoche en la cárcel La Planta y hasta cerca del mediodía de hoy no había comenzado la negociación para poner fin a la revuelta, dijo a Efe el coordinador de la organización no gubernamental (ONG) de ayuda penitenciaria Una Ventana a la Libertad, Carlos Nieto Palma.

Junto al director del penal, con capacidad para 450 presos, pero donde están hacinados más de 2.700, están secuestrados el subdirector, de apellido Lugo, y el jefe de personal de la prisión, Javier Pérez; "en total son 16 personas", precisó el responsable de la ONG, aunque familiares de los presos suben a 30 esa cifra.

La portavoz de los familiares de los reclusos, Maryoleth de Santiago, dijo a Efe que los secuestrados "son más de 30, todos del personal administrativo", y confirmó que los presos demandan la destitución del director y de los dos jefes principales de la Guardia Nacional de la cárcel, a quienes responsabilizan de los supuestos maltratos.

Agentes de las Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) "maltrataron" a unos presos y luego se produjo "una balacera que me dicen que no fue nada normal; había tanto tiro que debieron cerrar la autopista" que cruza Caracas en cuyo centro-oeste se levanta la prisión, añadió Nieto Palma.

El secuestro "se ha convertido en la nueva forma de presión de los reclusos hacia el Estado", añadió Nieto Palma en alusión a que recientemente en otra cárcel caraqueña se mantuvo durante una semana el secuestro del director y otros funcionarios hasta que se constató que no existía el brote de tuberculosis que denunciaban los presos.

Un informe difundido esta semana sobre las condiciones de la reclusión nacional asegura que la población penitenciaria de Venezuela es de 46.888 personas, pero que la capacidad total de la treintena de cárceles del país es cuatro veces menor.

El informe fue elaborado por la ONG Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) y refleja una "situación verdaderamente alarmante", en vista de que la "capacidad instalada" es solo para 12.500 presos, dijo la diputada opositora Delsa Solórzano, que presentó el texto.

En las cárceles venezolanas se da la "situación aberrante" adicional de que la inmensa mayoría de los presos no tiene sentencia en firme en contra, añadió la legisladora de la Comisión de Derechos Humanos y Política Carcelaria del Parlamento Latinoamericano (Parlatino).

El informe señala al respecto que sólo el 28,9 % de los 46.888 presos (43.735 hombres y 3.153 mujeres) cumplen condenas en firme, en tanto que la mayoría afronta procesos judiciales inconclusos.

El OVP aseguró en un informe previo que entre 2005 y 2009 murieron 1.865 presos y 4.358 resultaron heridos en hechos de violencia prácticamente diarios en las prisiones del país.

Entre varios hechos suscitados en las cárceles del país en las últimas semanas destacaron los secuestros así como las profundas heridas que se infringieron 190 reclusos que se flagelaron para exigir una serie de atenciones, reportó el OVP en alusión a la "huelga de sangre" cumplida el mes pasado en una cárcel del centro del país.