Al Qaeda tenía el año pasado entre sus planes "atacar buques petroleros" y diversos objetivos energéticos en todo el mundo para alimentar la "crisis económica en Occidente", según revelaron hoy agencias de seguridad estadounidenses.

Varios medios como el Washington Post o CNN hacen referencia a un boletín interno de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y el Departamento de Seguridad Nacional en el que se señala el interés de la red que dirigía Osama bin Laden, muerto en una operación de comandos el pasado 1 de mayo, en "buques petroleros" como objetivos.

De este modo, Al Qaeda buscaría "dirigir a Occidente hacia una crisis económica extrema mediante la perturbación del suministro de crudo".

No obstante, la red terrorista habría indicado que su intención era atacar estos" buques petroleros en alta mar en el Índico y el Atlántico, ya que no querían afectar petroleros atracados en áreas costeras con grandes poblaciones musulmanas".

Matthew Chandler, portavoz del Departamento de Seguridad Nacional, salió al paso de estas informaciones al indicar que su oficina "no está al tanto de planes inminentes o específicos contra el sector energético fuera o dentro de EE.UU.".

Aunque reconoció que "en 2010 hubo un continuo interés por parte de miembros de Al Qaeda en apuntar como objetivos buques petroleros e infraestructura comercial petrolera en el mar".

Por ello, el Departamento de Seguridad Nacional y el FBI instan a las autoridades locales a mantenerse vigilantes, aunque subrayan que no emiten una alerta terrorista debido a la inexistencia de datos específicos o creíbles que apunten a un plan en marcha.

La alerta por amenaza terrorista en EE.UU. no ha aumentado oficialmente tras la operación del comando estadounidense que mató el pasado 1 de mayo a Bin Laden en su escondite de Pakistán.

En la redada, los soldados de EE.UU. recogieron información y documentos de Al Qaeda que están siendo sometidos a análisis por la CIA y el FBI.

Según la información difundida por el Pentágono, Al Qaeda tenía señalados ciertos objetivos y fechas del calendario de EE.UU., aunque no habría encontrado ningún plan concreto de ataque.