La Fiscalía chilena investiga al excandidato presidencial Francisco Javier Errázuriz por la presunta trata de 150 ciudadanos paraguayos a los que empleaba en un viñedo de su propiedad en un régimen de esclavitud, informaron hoy a Efe fuentes próximas a la investigación.

La Fiscalía Regional de Rancagua, a 85 kilómetros al sur de Santiago, abrió este viernes la investigación por "presunto delito de trata de personas" a raíz de una denuncia presentada el pasado día 18 en Ciudad del Este (Paraguay).

En ella, el ciudadano paraguayo Gabriel Resquin asegura que el 6 de mayo viajó a Chile acompañado de un hermano y un sobrino para trabajar en una viña, donde le habían ofrecido una casa para vivir junto a su familia y un sueldo cercano a 300.000 pesos (unos 600 dólares).

Resquin hizo esta denuncia tras abandonar el viñedo, emplazado en la región de O'Higgins, en el centro de Chile, y regresar a Paraguay junto a otros de los afectados.

A partir de esos datos, las policías de Paraguay y Chile trabajaron de forma conjunta y han obtenido información que vincula con estos hechos al conocido empresario Francisco Javier Errázuriz, que fue candidato independiente a la Presidencia de Chile en 1989.

De acuerdo a un informe al que ha tenido acceso Efe, al empresario se le relaciona con dos sujetos paraguayos, identificados como Blas Cardozo y Pedro Pablo Aquino Martínez, que trabajaban con él y eran los encargados de contactar a otros paraguayos para trasladarlos a Chile.

De los cerca de 150 paraguayos afectados, 45 se acogieron a la figura de víctimas y testigos protegidos.

En su testimonio coincidieron en que, por indicaciones de Cardozo y Aquino, al ingresar a Chile dijeron que llegaban en calidad de turistas e "invitados" por Errázuriz "para conocer el trabajo en los viñedos y empresa vitivinícolas".

Además, todos identificaron al empresario como la persona que los recibió en su oficina y que les garantizó que disfrutarían de buenas condiciones laborales, unas garantías que, según denuncian, no se cumplieron.

Según una información publicada este jueves por el diario paraguayo Última Hora, una de las afectadas relató que los trabajadores solo recibían una comida diaria y agua salada, y deben recoger la uva durante el día y pisarla durante toda la noche.

Denunció además que en el latifundio hay unas 300 personas que trabajan en "régimen de esclavitud" y que no pueden volver a su país porque no tienen dinero suficiente para costearse el pasaje de regreso.

Errázuriz es un conocido magnate local que tiene participación en numerosas empresas, como aseguradoras, supermercados y minas, y se ha visto implicado en otras polémicas relacionadas con sus negocios.

En 1989 fue forzado por la dictadura de Augusto Pinochet a vender el Banco Nacional, que él controlaba, y ese caso derivó en un largo juicio por el impago a los compradores que resultó favorable para Errázuriz.

En ese marco, el empresario fue arrestado en 1992, pero la Corte Suprema acogió un recurso de amparo a su favor.

Además, ese año fue expropiado su banco en Perú por problemas de liquidez que afectaron al sistema financiero de ese país.