El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, inició hoy consultas con partidos y sectores políticos para crear un impuesto a los grandes patrimonios, similar al "impuesto de guerra" implementado en Colombia, para financiar la lucha contra la delincuencia, que causa 11 muertos diarias.

Funes explicó en una conferencia de prensa que se trataría de un impuesto que "grave los patrimonios más grandes del país y que tendría como objetivo financiar el presupuesto extraordinario que ha preparado el gabinete de Seguridad Pública", de 380 millones de dólares.

"La experiencia colombiana es la que estamos estudiando nosotros y nos parece una experiencia de éxito", explicó el mandatario, quien indicó que la idea le fue sugerida por el entonces presidente colombiano, Álvaro Uribe, durante una visita que hizo a Bogotá en 2010 con motivo de la posesión del actual jefe de Estado de ese país, Juan Manuel Santos.

El gobernante aclaró que este gravamen afectaría a unos 2.000 contribuyentes, entre personas naturales y jurídicas.

"Nuestro propósito es que este sea un impuesto que se cobre durante tres años, para los próximos tres años", sostuvo.

"Con un 90 % de efectividad en la recolección del mismo podríamos estar reuniendo aproximadamente unos 120 millones de dólares por año, de tal manera que en los tres años estaríamos recogiendo unos 360 millones de dólares", agregó.

El presidente aclaró que la propuesta se encuentra en etapa de consultas y que será elevada posteriormente a la Asamblea Legislativa, que deberá aprobarla.

Funes se reunió hoy con delegados de todos los partidos y con el expresidente Elías Antonio Saca, que integran el consejo consultivo.

El impuesto al patrimonio o "impuesto de guerra" en Colombia empezó a ser cobrado en 2007.