Los simpatizantes del derrocado presidente Manuel Zelaya anunciaron el viernes que recibirán con honores y manifestaciones multitudinarias a su líder, que regresará a Honduras el 28 de mayo, tras 16 meses de permanecer exiliado en República Dominicana.

"Organizamos el regreso de nuestro líder, quien vendrá acompañado por figuras internacionales de América Latina", dijo a la AP Carlos Eduardo Reina, ex vocero de Zelaya. "Y aquí estarán sus seguidores esperándolo para abrazarlo, al igual que lo hará la patria".

Afirmó que "el Acuerdo de Cartagena de Indias ha avanzado a un punto en que es difícil que no se cumpla... y se firmará el fin de semana". Aludió así al proceso de mediación iniciado por el presidente hondureño Porfirio Lobo con sus colegas Juan Manuel Santos de Colombia y Hugo Chávez de Venezuela.

Los tres mandatarios se reunieron en abril en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias y acordaron facilitar la llegada de Zelaya a Tegucigalpa como paso previo para que Honduras sea readmitida en el seno de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

La situación se daría antes de celebrarse la asamblea general de la OEA en El Salvador, prevista para el 5 y 7 de junio, según Lobo.

La OEA suspendió a Honduras por el golpe de Estado contra Zelaya de junio de 2009.

En rueda de prensa, Lobo aseguró que "ningún hondureño tiene porqué estar fuera de su nación, esta es su patria... y lo que he hecho es no negarle el derecho a un hondureño que fue presidente".

Señaló que "aquí se le dará la seguridad y el trato de ex presidente a Zelaya porque él merece nuestro respeto y consideración. Doy gracias a todos los protagonistas que ayudaron a que el ex mandatrio vuelva a Honduras".

Para el diputado liberal Eléazar Juárez, amigo del ex gobernante, "preparamos un evento internacional a la llegada de Zelaya".

Informó que Zelaya arribará al mediodía del 28 de mayo al aeropuerto internacional Toncontín de Tegucigalpa. De allí, junto a la muchedumbre que lo recibirá, se planea que vaya a una pequeña plaza cercana para hablar a sus partidarios del Frente Nacional de Resistencia Popular, que surgió el día del golpe de Estado.

La ministra de la Presidencia, María Antonieta Guillén, señaló por su parte que "estamos con un consenso del 95% del Acuerdo de Cartagena y esperamos dar el siguiente paso, que sería la formalización del mismo".

En un comunicado aclaró que "lo que se plasme en el documento deberá estar enmarcado en el ámbito de las capacidades del presidente Lobo... y hay puntos que se están manejando con suma responsabilidad y con la garantía que satisfaga a todas las partes".

Advirtió que la OEA no ha convocado a una asamblea extraordinaria para abordar el tema de la incorporación de Honduras a ese organismo hemisférico, aunque no descartó que una determinación de tal tipo pueda darse en las próximas horas.

El Acuerdo de Cartagena contempla cuatro puntos: cese a la persecución de Zelaya y sus partidarios y retorno seguro al país, garantías para llamar a un proceso constituyente, respeto a los derechos humanos e investigar posibles violaciones y garantías para que los zelayistas participen en la vida política y en los comicios de 2014 como partido político.

En ese contexto, la Corte Suprema de Justicia suspendió a principios de mayo dos procesos por corrupción contra Zelaya que la fiscalía inició hace casi dos años.