Estados Unidos extendió hasta enero del 2103 la vigencia de un estatus migratorio especial conocido como TPS por sus siglas en inglés a cerca de 48.000 haitianos, anunció el martes la secretaria de Seguridad Nacional.

Janet Napolitano dijo en un comunicado que quienes aspiren a beneficiarse del estatus migratorio especial necesitan haber vivido en Estados Unidos de manera continua desde enero del 2010, cuando un poderoso terremoto sacudió la nación caribeña.

Estados Unidos concede el TPS a inmigrantes de países aquejados por desastres naturales; aparte de Haití hay salvadoreños, hondureños y nicaragüenses beneficiados por este programa de protección migratoria temporal.

"Brindar un refugio temporal a los haitianos que actualmente están en Estados Unidos y cuya seguridad personal quedaría amenazada al regresar a Haití es parte de los esfuerzos continuos de este gobierno para apoyar la recuperación de Haití", dijo Napolitano.

La funcionaria no se pronunció sobre la solicitud formulada el mes pasado por el entonces presidente electo de Haití, Michel Martelly, para que Estados Unidos suspenda las deportaciones de haitianos.

Washington deportó en abril a 19 haitianos criminales convictos, primer grupo desde otros 26 deportados en enero, uno de los cuales murió en prisión padeciendo síntomas de cólera, una enfermedad que se propagó en el país caribeño y mató desde octubre a unas 5.000 personas.