El gobierno estadounidense advirtió el lunes que no enviará al Congreso las versiones finales de los acuerdos comerciales con Colombia, Corea del Sur y Panamá hasta tener la certeza de que existe un acuerdo bipartidista para aprobar una ley destinada a compensar a estadounidenses que perdieron su empleo debido al libre comercio.

El director del Consejo Económico Nacional, Gene Sperling, dijo en conferencia telefónica que es una "obligación moral" extender la ley conocida por sus siglas en inglés TAA, aprobada originalmente en 2009 pero que no fue renovada en febrero de 2011 debido a las discrepancias entre demócratas y republicanos sobre cómo financiarlos.

Rehusó especificar cuánto espera la Casa Blanca destinar al TAA, a cuya aprobación se opusieron los republicanos en febrero debido a que costaría 220 millones de dólares y porque consideran los beneficios muy superiores a otros programas similares. Sperling dijo entonces que la no renovación impediría entrenamiento laboral a 155.000 estadounidenses.

TAA, que ha brindado ayuda financiera y entrenamiento a los trabajadores estadounidenses desde 1962, ha servido en otras ocasciones como ficha para las negociaciones partidistas. La aprobación que la cámara baja dio en 2007 al tratado de libre comercio con Perú estuvo vinculado estrechamente a la extensión de TAA.

El representante comercial Ron Kirk dijo que "tan pronto tengamos el acuerdo sobre el programa TAA podremos tomar una decisión sobre la fecha para enviar los tres tratados" al Congreso, los cuales ya comenzaron a ser revisados informalmente por las comisiones respectivas en ambas cámaras legislativas.

Es la primera vez que la Casa Blanca condiciona de manera enfática la aprobación de TAA a los tres acuerdos comerciales, aunque la semana pasada senadores demócratas ya habían expresado esa posición.

Durante una audiencia celebrada la semana pasada por comisión de finanzas del Senado, el republicano Charles Grassley dijo que el nivel de gasto público registrado en 2009 no es sostenible en este momento.

Legisladores republicanos amenazaron a comienzos de año con retener cualquier aspecto de la política comercial si el gobierno del presidente Barack Obama no envía al Congreso los tres tratados simultáneamente antes del 1 de julio.

El senador Orrin Hatch, principal republicano en el comité de finanzas, dijo el lunes en un comunicado que la decisión de la Casa Blanca de condicionar los tratados de libre comercio con TAA es "muy decepcionante".

"Con nuestra economía en problemas y la nación en quiebra, es momento de dejar las excusas y dar a nuestros exportadores un acceso justo a mercados internacionales", agregó.

Un vocero del presidente de la cámara baja, el republicano John Boehner, dijo que el Congreso está listo para ratificar los acuerdos comerciales si la Casa Blanca también lo está.

"Si el presidente actúa rápidamente, la cámara baja está preparada para aprobar los tres antes del (feriado estadounidense) 4 de julio", dijo el portavoz Brendan Buck.

Estados Unidos finalizó en noviembre de 2010 el tratado de libre comercio con Corea del Sur, y en 2011 los de Panamá y Colombia. Los tres podrían ser votados antes del receso legislativo que comienza en agosto.

Las reuniones técnicas son un primer paso en el que la Casa Blanca y el Congreso definen varios términos sobre la implementación de los acuerdos. Una vez que eso se logre, Obama los presentará formalmente al Congreso para su ratificación.

----------------

Luis Alonso Lugo está en twitter como @luisalonsolugo