Al menos cinco personas murieron hoy en un nuevo ataque de un avión espía de Estados Unidos en una región tribal paquistaní fronteriza con Afganistán, informó el canal televisivo privado "Express".

El ataque tuvo lugar en la zona de Datta Khel de la demarcación de Waziristán del Norte, según la cadena, que no citó sus fuentes.

En la misma zona, otro ataque de un avión no tripulado norteamericano acabó ayer con la vida de al menos ocho supuestos insurgentes.

Este es el cuarto ataque de este tipo en territorio paquistaní desde la muerte del líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, a manos de un comando de EEUU hace once días.

La mayoría de los ataques de aviones no tripulados estadounidenses registrados durante este año y el anterior han tenido lugar en Waziristán del Norte y, en menor medida, en la vecina Waziristán del Sur.

EEUU cree que en Waziristán del Norte buscan refugio facciones talibanes o asociadas que, como la red Haqqani, golpean a las tropas internacionales desplegadas en Afganistán.

Hoy se registró además el primer gran atentado en Pakistán desde la desaparición de Bin Laden: 88 personas perdieron la vida en un doble ataque suicida reivindicado por los talibanes contra reclutas paquistaníes en la ciudad norteña de Charsada.