China está utilizando reuniones de alto nivel para pedirle a Estados Unidos que permita más exportaciones de tecnología a la creciente economía china como una forma de nivelar el comercio entre ambas naciones.

Estados Unidos, por su parte, ha criticado la ofensiva de la nación comunista en contra de los defensores de la democracia, argumentando que la estabilidad a largo plazo depende del respeto de los derechos humanos.

Ambas partes presentaron quejas familiares en el Diálogo Estratégico y Económico de China y Estados Unidos, que empezó el lunes en Washington, pero se tomaron la molestia en hacer hincapié en un punto usualmente positivo en la relación entre ambas potencias económicas.

El consejero de estado Dai Bingguo dijo que los intereses comunes entre las dos mayores economías del mundo ahora las vuelve "inseparables" y destinadas a crecer de manera más interdependiente.

La ronda anual de conversaciones de dos días reúne a los líderes de economía, políticas internacionales y seguridad. Las reuniones, que involucran a varios funcionarios, se reanudarán el martes con conferencias de prensa.

El presidente Barack Obama se reunió con Dai y el líder de la delegación china Wang Qishan, vicepremier, luego de las deliberaciones del lunes. Obama alentó a China a que implementara políticas para apoyar "un crecimiento global balanceado lo mismo que una relación económica bilateral más balanceada". En cuanto a derechos humanos, subrayó su apoyo a la libertad de expresión y a la participación política, dijo la Casa Blanca en un comunicado.