Unos 40 periodistas que laboran en Buenaventura decidieron el lunes detener sus actividades por las amenazas y agresiones de que son objeto y exigieron de las autoridades apoyo para ejercer su oficio.

La campaña de "silencio informativo" fue promovida por los comunicadores del puerto de Buenaventura, departamento de Valle del Cauca, a unos 350 kilómetros al suroeste de Bogotá, explicó en entrevista telefónica el periodista Manuel Barrantes, quien preside la Unión de Periodistas de Buenaventura.

"Somos 40 periodistas de diferentes medios y solamente dos medios de información no participaron totalmente... El resto estamos dedicados a esta jornada y la levantaremos en las horas de la noche", agregó Barrantes, quien recordó que las autoridades no les han explicado "la muerte de 12 periodistas en el transcurso de los 20 años".

La secretaria de gobierno de Buenaventura, Ledys Torres, precisó en diálogo telefónico que los periodistas del puerto cuentan "con todo el apoyo" de la Alcaldía "porque nuestro deber constitucional es proteger a los señores y señoras periodistas". Añadió que la dependencia a su cargo tiene las puertas abiertas para atender las quejas de los comunicadores.

Según Barrantes, el 17 de abril pasado "se nos presentó un problema... con unos vigilantes de una empresa nueva portuaria. Golpearon a los periodistas y les dañaron las cámaras que porque estaban haciendo una información acerca de los problemas que presentan los choferes de tractomulas".

Advirtió que en la empresa "nos dijeron que pagan los daños de los periodistas y que pedían disculpas de esa situación. Las disculpas sí las dieron, pero los daños de las cámaras no se han resuelto".

En concepto de Andrés Morales, director de la no gubernamental Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), "Buenaventura siempre ha sido una región históricamente complicada para ejercer el periodismo".

Dijo que los periodistas atacados estaban realizando una nota sobre la inseguridad en la vía que conduce al puerto de Buenaventura, en donde queda la Terminal de Contenedores de Buenaventura (TCBUEN).

A las afueras de TCBUEN, precisó, los periodistas fueron atacados por los guardias de la empresa, quienes les destruyeron las cámaras y el material recolectado e hirieron a los comunicadores.

Morales relató que los periodistas agredidos fueron Henry Ramírez, Edwin Buitrago y Luis Eduardo Castillo. Este último resultó con heridas producidas por arma cortopunzante. Los tres fueron recluidos en hospitales locales y denunciaron los hechos ante la Fiscalía General.

El robo a camioneros en la mencionada carretera, dijo Morales, es extraño por la presencia de Policía y Ejército y por eso los tres periodistas decidieron hacer el informe. La empresa se pronunció diciendo que iba a investigar los hechos y sancionó a los involucrados.

Según la FLIP, en los últimos 10 años se han registrado 34 amenazas contra periodistas en Buenaventura. Otros dos comunicadores de ese puerto fueron secuestrados y dos más optaron por el exilio.