"The Ellen DeGeneres Show" le mandó un correo electrónico.

Lo mismo hicieron el popular periodista George Stephanopoulos y David Klawans, el tipo que produjo la película "Nacho Libre" con Jack Black.

Cuando Gaby Rodríguez reveló que pasó seis meses y medio en el último año de la secundaria fingiendo estar embarazada, todo el mundo se puso a opinar y medios desde California hasta Canadá, e incluso de otros países, expresaron interés en contar su historia.

Fue contactada por agentes literarios y por productores de radio y televisión.

Esta niña de 17 años de la Toppenish High School no estaba preparada para semejante bombardeo.

"No tenía ni la menor idea de que mi proyecto generaría tanto interés", declaró Gaby a fines de abril. Agregó que se había sentido "abrumada".

"Pensé que haría mi presentación el 20 de abril y entregaría el trabajo final a fines de mayo y allí se acababa esto", manifestó. "Me entusiasman las oportunidades que se abrieron, pero me asusta pensar que, al final de cuentas, algo puede salir mal".

Cinco días después de que el diario Yakima Herald-Republic publicase en primera plana un artículo sobre el experimento de Gaby, representantes de tres cadenas televisivas nacionales --ABC, NBC y CBS-- hicieron ante la escuela gestiones para entrevistar a Gaby.

"Cada cadena envió un representante", expresó el director de la Toppenish High School Trevor Greene, quien tiene una carpeta altísima con solicitudes de periodistas, productores, profesores y hasta un soldado enviado a Irak.

"Todo está sucediendo demasiado rápido y no hay tiempo de pensar. Hay que seguir protegiendo a Gaby y ayudándola a propagar su mensaje sin que sea explotada", manifestó.

Agregó que no ha tenido tiempo de responder a todas las solicitudes de entrevistas y que ya perdió la cuenta de cuántas llegaron. Las más distantes, dijo, fueron una de la BBC News de Londres y otra del Toronto Star.

Gaby planeaba viajar a Nueva York a comienzos de mayo acompañada por su madre, el director de la escuela, su profesora de ciencias, su novio y tal vez su mejor amiga.

Desea encontrarse con John Quiñones, el reportero hispano ganador de premios Emmy que trabaja en el programa de ABC "Primetime" y ha hecho numerosos reportajes con cámaras ocultas llamados "¿Qué harías tú?" ("What Would You Do?").

Dijo que decidió hacer su primera presentación nacional en ABC "porque tienen muchas posibilidades para mí, no solo ahora, sino también en el futuro".

Gaby --quien tiene un promedio alto de 3,8 (sobre un máximo de 4) y es presidenta de Movimiento Estudiantil Chicano de Aztlan de su escuela, comenzó a usar una panza falsa luego del receso de primavera.

Se suponía que debía dar a luz el 27 de julio.

Se le ocurrió el experimento en el segundo de los cuatro años de la secundaria durante una clase de biología con Shawn Myers, la profesora con la que iría a Nueva York.

Myers dijo que el experimento de Gaby --y toda la reacción que generó-- fueron bien recibidos por los estudiantes y el personal de la escuela, muchos de los cuales están "sorprendidos de lo que pudo hacer".

Ella misma está impresionada ante "la determinación y la dedicación que requirió para hacerse pasar por una niña embarazada. Fue increíble".

Cuando Gaby le decía a la gente que estaba embarazada, siempre recibía la misma respuesta.

"Me decían 'tenía que pasar''', relató. "Nos miran mal porque las hispanas son más proclives a quedar embarazadas".

El 85% de los estudiantes de la Toppenish High School son hispanas.

Dos semanas antes de que se quitase la panza falsa durante una emotiva ceremonia en la escuela, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades había dicho que las adolescentes negras e hispanas tenían entre el doble y el triple de posibilidades de dar a luz que las blancas.

"Quisiese que no fuese así", expresó Gaby, quien quiere estudiar sociología o trabajos sociales en la universidad. "Lo que yo quería hacer es destacar que una tiene que tomar el control de su vida y no vivir a la sombra de los estereotipos y los rumores".

Solo un puñado de gente --su madre Juana Rodríguez, de 52 años; su novio Jorge Orozco, de 20, y el director de la escuela-- sabían que el embarazo de Gaby era fingido.

Sus profesores y los estudiantes, --con excepción de su mejor amiga-- no sabían que todo era parte de un experimento social. Tampoco lo sabían seis de sus siete hermanos, los padres de su novio ni sus cinco hermanos menores.

"Lo planeó todo, los meses (que tomaría el experimento), la secuencia, todo", expresó Saida Cortés, la mejor amiga de Gaby y quien también tiene 17 años y estudia en Toppenish.

Lo que no planificó fue la atención que iba a recibir.

Le llegaron solicitudes de medios de todos lados, desde San Francisco y Miami hasta Boston y Nueva York, así como de la cadena televisiva Lifetime Movie Network, de la revista Latina Magazine y del popular "Dr. Drew".

Una periodista televisiva trató de seguirla un fin de semana durante un viaje que hizo con su clase al Festival Shakespeare de Ashland, Oregón.

"Disfruté el viaje siendo yo misma, sin sentir que tenía que fingir", dijo Gaby, quien se escondió de la reportera. "Me metí corriendo en el teatro mientras mi maestra la distraía".

El martes pasado, poco antes de una reunión con ejecutivos de la televisión, Gaby y Saida dijeron que les sorprende la reacción.

"Jamás pensó que pasaría esto", dijo Saida. "Pensó que sería algo menor".

Añadió que cuando fue a la web, se dio cuenta de que "de lo único que se hablaba era de ella y de la boda real".

"El impacto a nivel local fue enorme", declaró John Cerna, superintendente del distrito escolar de Toppenish. "Fue una gran noticia. Una buena noticia".

Cerna está impresionado con Gaby. "Se disculpó por lo que hizo, por el engaño", expresó. "Se disculpó ante los profesores y ante sus compañeros. Luego dijo que tenía que pensar en sí misma antes que pensar en los demás. Fue algo muy fuerte".

"Hace falta tener valor para hacer lo que hizo y eso habla de su personalidad", dijo Cerna.

Gaby perdonó a compañeros y familiares por las cosas que le dijeron cuando pensaban que estaba embarazada.

"Toda mi vida he tenido que luchar contra los estereotipos y las etiquetas que me ponían", señaló. "Algunos amigos dijeron algunas cosas... Pero hay que mirar hacia adelante. Estoy dispuesta a perdonarlos porque no sabían lo que estaba pasando".

Gaby fue ovacionada por los estudiantes.

Y ahora se habla de contratar a un abogado para analizar proyectos relacionados con el mundo del espectáculo, como una película o un libro.

Gaby dijo que le encantaría que su papel lo hiciese Victoria Justice.

"Pero eso es algo muy distante en el futuro", acotó.

___

Información del Yakima Herald-Republic, http://www.yakimaherald.com