Más de 17 países reclutan a "niños soldado" y lo seguirán haciendo si no se apuesta por erradicar esta práctica y por rehabilitar a estos menores, advierten diversas ONGs con motivo del Día Internacional contra la Utilización de Menores Soldados, que se celebra este martes, 12 de febrero.

Los Estados denunciados por las ONG son Afganistán, Chad, Colombia, Filipinas, India, Irak, Libia, Mali, Myanmar, Pakistán, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Somalia, Sudán, Sudán del Sur, Tailandia y Yemen.

Mientras que Mali es el último país que se ha sumado al grupo de Estados que mantienen estas prácticas utilizando niños en conflictos bélicos, señalan.

Las organizaciones Alboan, Amnistía Internacional, Entreculturas, Fundación El Compromiso y Save the Children explican en un comunicado conjunto que los datos sobre el número de niños y niñas soldado en el mundo siguen siendo incompletos.

"Tenemos que lamentar el retroceso que supone el aumento del número de países que reclutan menores soldado. Amnistía Internacional pudo constatar el pasado mes de enero cómo grupos islamistas armados están reclutando menores de entre 10 y 17 años", explica Carlos Sanguino, responsable del trabajo sobre menores de Amnistía Internacional.

También Misiones Salesianas afirman haber constatado que en Mali y en Costa de Marfil se realizan estos reclutamientos de menores.

"Estos menores sólo han conocido la violencia y así resuelven sus conflictos" y por tanto su reinserción a la vida civil no es sencilla, explican misioneros salesianos que trabajan en Goma, donde viven más de 100 menores ex combatientes.

Cada día miles de menores participan en conflictos armados, son utilizados para cometer atrocidades, sufren malos tratos y vejaciones, violaciones o se convierten en testigos de asesinatos, denuncian las organizaciones.

Relatan que los menores no siempre participan directamente en los combates, pero se les asignan funciones de apoyo con enormes riesgos, como el ser porteadores de soldados heridos o de munición, ser espías o mensajeros, y en el caso de las niñas, en ocasiones son obligadas a servir de esclavas sexuales.

Entre los avances en la lucha contra estas prácticas, las ONG recuerdan dos sentencias de la Corte Penal Internacional y del Tribunal Especial para Sierra Leona, que han ampliado el alcance de la rendición de cuentas, sentando jurisprudencia innovadora en el reclutamiento y utilización de menores en conflictos armados, lo que es considerado como crimen de guerra.

El 14 de marzo de 2012, la Corte Penal Internacional condenó a Thomas Lubanga, por reclutar y alistar menores de 15 años en su grupo armado, las Fuerzas Patrióticas para la Liberación del Congo, y por hacerlos participar activamente en las hostilidades.

En otra resolución, el 26 de abril de 2012, el Tribunal Especial para Sierra Leona declaró al ex presidente de Liberia, Charles Taylor, culpable de complicidad con el Frente Revolucionario Unido (FRU) en la perpetración de crímenes de guerra durante la guerra civil que vivió Sierra Leona entre 1991 y 2002, entre ellos, la utilización de menores soldado.

"Las dos sentencias sientan importantes precedentes y sirven para advertir claramente a quienes hayan cometido crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad en todo el mundo que sus actos no quedarán impunes", opinó Yolanda Román, responsable de Incidencia Política de Save the Children.

Desde la organización África de Entreculturas, Pablo Funes reclama que "los niños utilizados como soldados no pueden ser considerados culpables, sino tratados como víctimas.