La Cámara de los Comunes vota hoy el proyecto de ley sobre el matrimonio homosexual, una iniciativa respaldada por el primer ministro británico, el conservador David Cameron, pero a la que se oponen muchos miembros de su formación.

Cameron ha respaldado abiertamente este proyecto y en esta ocasión se unirá a la mayoría de los diputados laboristas y liberaldemócratas, con los que el primer ministro forma la coalición de Gobierno, para votar a favor de legalizar los matrimonios gay.

Sin embargo, hay un gran descontento en las filas conservadoras y algunos medios británicos estiman que más de cien de sus diputados desafiarán la propuesta del Gobierno.

El Reino Unido introdujo hace unos años las uniones civiles para las parejas del mismo sexo, pero no el matrimonio homosexual.

El resultado de esta importante votación, la primera sobre este proyecto, se espera para última hora de hoy.

En esta ocasión, el Partido Conservador ha otorgado voto libre a sus diputados, por lo que no tendrán que apoyar la línea oficial.

Ante la negativa de algunos diputados conservadores a apoyar la legislación, los ministros británicos de Economía, Asuntos Exteriores e Interior, George Osborne, William Hague y Theresa May, respectivamente, trataron de convencer a sus compañeros de filas a que cambien de posición.

En una carta conjunta enviada el lunes al "Daily Telegraph", los tres ministros afirmaron que se trata de una legislación correcta en este momento porque la institución del matrimonio ha evolucionado.

"El matrimonio ha evolucionado con el tiempo. Creemos que abrirlo a parejas del mismo sexo fortalecerá, no debilitará la institución", puntualizaron.

El pasado fin de semana, varios presidentes o expresidentes de asociaciones conservadoras del Reino Unido firmaron una carta dirigida al primer ministro para advertirle de que su propuesta ocasionará un "daño significativo" a la campaña conservadora de cara a las próximas elecciones generales de 2015.

La votación de esta noche es vista también como una prueba del nivel de apoyo que tiene Cameron dentro de su formación.

El nuevo arzobispo de Canterbury, Justin Welby, dijo ayer que la Iglesia de Inglaterra mantiene su rechazo a la propuesta del Gobierno británico para legalizar los matrimonios homosexuales.

Welby, líder espiritual de casi 80 millones de anglicanos, efectuó esas declaraciones después de tomar oficialmente posesión de su cargo en una ceremonia en la catedral de San Pablo de Londres.