Organizaciones de víctimas de la dictadura y de la sociedad civil de Paraguay reclamaron castigo para los represores y la "no reivindicación" de Alfredo Stroessner, al cumplirse hoy el vigésimo cuarto aniversario de la caída de su régimen.

El aniversario se conmemorará con una serie de actos que incluyen teatro, música, exposición de fotografías y proyección del filme "Notas de Memorias", de Paz Encina, organizados por un conjunto de asociaciones de víctimas, organizaciones de derechos humanos, sindicatos y movimientos políticos minoritarios de izquierda.

En un pronunciamiento a la opinión pública, las organizaciones pidieron que este nuevo aniversario del fin de la dictadura sirva para fortalecer la lucha por "una auténtica democracia participativa y con dimensión social" en Paraguay.

Abogaron por lograr el cumplimiento de las recomendaciones de la la Comisión de Verdad y Justicia (CVJ) que, en un informe de agosto de 2008, documentó las atrocidades del dictador.

La CVJ registró 425 ejecutados o desaparecidos y casi 20.000 detenidos, la gran mayoría víctimas de golpizas, picana eléctrica, quemaduras y otras formas de tortura física. Otras 20.814 personas se vieron forzadas al exilio.

La Comisión pidió justicia para las víctimas de la represión y la restitución de los "bienes mal habidos" durante la dictadura.

Las organizaciones convocantes de los actos de hoy recordaron "la deuda que tiene el Estado" con los desaparecidos y ejecutados, "cuyos familiares siguen esperando justicia" y que "se busquen e identifiquen los restos de los mismos".

"Esta deuda no debe persistir porque la impunidad subvierte y deteriora la integridad del Estado de Derecho", alertaron.

Otra deuda es el nombramiento del nuevo Defensor del Pueblo, "demorado por varios años", "al igual que una política de recuperación de bienes y tierras malhabidas durante el stronismo y el procesamiento de los represores por parte de la Fiscalía", demandaron.

Las organizaciones abogaron por la "no reivindicación del dictador y su régimen porque la negación de la memoria y de la historicidad crean sociedades que alimentan paradigmas criminales".

La familia del dictador, fallecido en Brasil en 2006, intentó el año pasado repatriar sus restos a Paraguay en coincidencia con el centenario de su nacimiento, el 2 de noviembre.

Víctima de un golpe de Estado de su consuegro, el general Andrés Rodríguez, en la madrugada del 2 al 3 de febrero de 1989, Stroessner perdió el mando que había ejercido en Paraguay desde el 4 de mayo de 1954.