La empresa japonesa de electrónica Canon redujo su beneficio neto en 2012 un 9,7 % respecto al año anterior, hasta 2.581 millones de dólares, a causa de la desaceleración mundial, la fortaleza del yen y la caída de la demanda, informó hoy la compañía.

El beneficio operativo del fabricante de impresoras, fotocopiadoras y cámaras se situó en 3.722 millones de dólares, un 14,3 por ciento menos en relación a 2011.

Las ventas cayeron un 2,2 por ciento interanual hasta 39.997 millones de dólares, empujadas por el retroceso del 8,4 % en su división de equipamiento de oficina, y pese al aumento del 7,2 % en su unidad de imagen, beneficiada del éxito de las cámaras con lentes intercambiables como la serie EOS Rebel o las EOS 60D.

Además, en este 2012 las cámaras digitales compactas han resistido las condiciones desfavorables del mercado gracias a las sólidas ventas de los modelos PowerShot ELPH 110 HS y PowerShot A2300, según la firma.

En cuanto al segmento de productos industriales y otros negocios, como el de semiconductores y equipamiento litográfico, las ventas cayeron un 3,1 % interanual en 2012, sustentadas únicamente por la demanda de sensores de imagen y LED.

De cara a 2013, la empresa, con sede en Tokio, espera ganar un 13,6 por ciento más que el pasado año, hasta 255.000 millones de yenes (algo más de 2.800 millones de dólares).

Además, espera que su beneficio operativo se sitúe en 410.000 millones de yenes (más de 4.500 millones de dólares), un 26,6 % más, mientras que las ventas aumenten un 9,5 % hasta 3,81 billones de yenes (unos 42.000 millones de dólares).