El Gobierno del estado de Sao Paulo aprobó hoy un nuevo reglamento que busca acelerar el ingreso obligatorio o involuntario de drogadictos que se encuentren en situación de riesgo o cuya salud esté comprometida.

"No podemos ignorar el hecho de que existe una cuestión de salud pública y social extremadamente grave. No podemos dejar a nadie atrás, no podemos abandonar a esas personas, tenemos que darles la oportunidad de tratamiento", dijo el gobernador regional, Geraldo Alckmin, citado en un comunicado del Ejecutivo regional.

El gobernador rubricó hoy un acuerdo de cooperación técnica con el Tribunal de Justicia de Sao Paulo, la Fiscalía y la Orden de Abogados de Brasil para "acelerar el internamiento de dependientes químicos".

De acuerdo con la nota, el acuerdo permite la atención de urgencia de aquellos adictos que estén en situación de riesgo, quienes podrán ser ingresados de forma obligatoria o involuntaria después de ser sometidos a una evaluación médica y por orden judicial.

Las medidas para agilizar el internamiento obligatorio, una disposición prevista en la ley, entrarán en funcionamiento la próxima semana.

El acuerdo supone una "nueva fase" de la operación contra el tráfico de drogas "Centro Legal", llevada a cabo en enero del año pasado en el corazón de Sao Paulo.

La operación lanzada en el área popularmente conocida como "cracolandia", una zona de perímetro difuso que se extiende por varios barrios del distrito centro de Sao Paulo, fue ampliamente criticada por varios sectores de la sociedad que consideraban que sólo sirvió para diseminar a otros puntos de la ciudad a los consumidores de crack.