Haití quiere "romper las cadenas del subdesarrollo", dijo hoy su presidente, Michel Martelly, en vísperas del tercer aniversario del terremoto de 2010, una catástrofe que marcó la vida del país, hoy envuelto en ambiciosos programas de reconstrucción.

El mandatario, en un comunicado, subrayó su compromiso con la reconstrucción del país y recordó a la comunidad internacional el esfuerzo de su Gobierno por tomar medidas para evitar que la tragedia se repita.

"Todo lo que fue destruido en 36 segundos de terremoto necesitará más de cuatro años de trabajo para su reconstrucción. Debemos ser persistentes y no dejar de trabajar ni un minuto. Éste es un proyecto de futuro y estamos trabajando duro para sacar al país adelante con la esperanza de, un día, devolver a la comunidad internacional todo lo que ella nos ha dado", dijo.

El presidente consideró "esencial que todas las víctimas del terremoto (...) puedan retomar su vida normal con todos sus derechos y su dignidad".

Recordó que el 54 % de la población de Haití se enfrenta a la pobreza extrema, pero reiteró el compromiso de su Gobierno en combatir la exclusión social, así como en prevenir catástrofes, por lo que se ha creado una red de acción del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (SNGRD).

El mandatario destacó algunos logros de su gestión en los planes de reconstrucción emprendidos tras el terremoto y, aunque cifró en 357.000 el número de personas que siguen viviendo en campamentos, dijo que se han reducido de 1.001 a 496 y mencionó el plan 16/6, que ha permitido cerrar un grupo de campos.

También destacó que tres millones de niños han sido vacunados contra la poliomelitis, el sarampión y la rubeola; que se ha introducido la vacuna contra el cólera (enfermedad que ha causado casi 8.000 muertos y más de 600.000 afectados) para 100.000 personas y que se han distribuido mosquiteros tratados para luchar contra la malaria en 1,8 millones de hogares.

Martelly subrayó la escolarización de 1,2 millones de niños y la distribución de comida caliente a cerca de un millón de niños en escuelas, dentro de los planes puestos en marcha por su Gobierno.

Como prioridades para el futuro inmediato, el jefe del estado haitiano mencionó la consolidación del estado de derecho y citó logros como la puesta en marcha del Consejo Superior de la Judicatura, del Tribunal de Casación, la publicación de la Constitución modificada y el establecimiento del Consejo Electoral permanente (CEP), que deberá organizar elecciones locales y legislativas parciales en 2013.