El aumento significativo que ha logrado la economía dominicana en los últimos años no ha sido suficiente para mejorar la situación de sus niñas, niños y adolescentes en las zonas más pobres, según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Según un documento enviado hoy a la prensa por el organismo y en el que detalla su programa de colaboración con el Gobierno hasta 2016, los beneficios del crecimiento económico local no se reflejan en la vida de los niños y adolescentes excluidos en las zonas urbano-marginales y rurales pobres de las principales provincias y la frontera dominico-haitiana, así como en los bateyes.

Estas desigualdades se reflejan, subrayó el documento, en la alta tasa de mortalidad infantil (32 por cada 1000 nacidos vivos frente a los 23 en el resto de América Latina y el Caribe) a pesar de que el 98 % de los partos son atendidos por personal calificado.

También en la desnutrición global que es de un 3,1 % de promedio nacional, un 10,5 % en las provincias fronterizas y un 14 % entre hijos de mujeres haitianas.

Asimismo, en la baja tasa de asistencia a la secundaria, que es de un 52 % en las adolescentes y un 37 % en los adolescentes, así como en la proliferación del abuso, explotación sexual, trata y tráfico de niñas, niños y adolescentes.

De acuerdo con Unicef, lograr el acceso a servicios sociales básicos de calidad es uno de los retos más importantes que enfrenta el país para reducir estas brechas y ayudar a estos grupos excluidos a salir del ciclo de la pobreza.

El organismo advirtió también de los "numerosos riesgos" naturales a los que están expuestos estos menores, ya que el país caribeño se encuentra ubicado en la ruta de los huracanes.

Los datos de Unicef señalan, además, que el 12,9 % de estos menores de entre 5 y 14 años trabajan frente al 8 % de los menores de la misma edad en la región.

Mientras que el 20,8 % de la población de 0 a 5 años no tiene registro de nacimiento frente al 9 % de la población de la misma edad de los demás países latinoamericanos y caribeños.

Unicef y el Gobierno dominicano elaboraron un programa que se extenderá hasta 2016 y que, según el primero, contribuirá a avanzar en el cumplimento de la Estrategia Nacional de Desarrollo 2012-2030 y en el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), que promueve la ONU hacia 2015, dando prioridad a los menores de edad de las comunidades más pobres y excluidas.

Asimismo, a los que sufren cualquier tipo de discriminación, mediante la mejora de la inversión para reducir las desigualdades, las brechas sociales y la eliminación de las prácticas que fomentan la exclusión.