La nostalgia se sube a la cabeza. Moños con sello Brigitte Bardot, melenas onduladas a imagen y semejanza de Marilyn Monroe o cortes a lo "garçon" teñidos en rubio platino son algunas de las propuestas para brillar estas fiestas navideñas.

Este año se recuperan los cortes y los peinados sensuales y sofisticados que lucieron las divas de cine de Hollywood y las maniquíes de la década de los 50, 60 y 70, según L'Oréal Professionnel.

Unos peinados que se refrescan y actualizan con ligeros matices de color y suaves reflejos que aportan mayor relieve, volumen y movimiento al cabello.

"Vuelve el peinado y los cabellos pulidos y brillantes ", explica el peluquero Adrien Palma, quien apuesta por moños "vintage" y ondas al agua que recuperan el estilo de Elizabeth Taylor, Ava Gardner o Sofía Loren.

Da igual que sea un recogido tirante o vaporoso, pero siempre debe estar bien peinado y con apuntes sofisticados que requieren herramientas y fórmulas concretas.

Por ejemplo, para igualar la melena de Marilyn Monroe "se necesitan rulos de velcro, aplicar calor y después peinar el cabello con los dedos", explica a Efestilo el peluquero Alberto Cerdan.

Los moños actuales rubrican e imitan la imagen de Briggite Bardot, actriz y símbolo sexual de mediados del siglo XX.

Con melenas que rozan la cintura se confeccionan soberbios y atractivos modelos que una vez terminados se potencian con un maquillaje de ojos con trazos rotundos de "eye-liner".

Ascen Escudero y Toñi Fernández, peluqueras de las firma Pascual, prefieren moño medios-altos con el flequillo peinado hacia un lado y con un largo que roza las cejas, un recogido que Tippi Hedren exhibió en el filme "Los pájaros".

Los semirecogidos con cardados comedidos y contenidos llegan con la intención de demostrar que no solo los moños se imponen en la fiestas navideñas.

"Una melena rizada en tonos miel y con reflejos dorados siempre resulta atractiva", ha explicado el estilista Michel Meyer, quien apuesta por peinados con dulces flequillos popularizados por Audrey Hepburn.

El juego provocador entre lo masculino y lo femenino llega con el cabello cortado a lo "garçon", una elegante propuesta que hoy en día cotiza al alza, más si se presenta con un poderoso flequillo recto, bañado en rubio platino y con ligeros movimientos, tal y como lo abanderó la modelo Twiggy en la década de los 70.

Siguiendo la estela de esos años y el actual estilo de Catalina de Cambrigde, esposa del príncipe Guillermo, se imponen las melenas largas con flequillo y suaves ondas como las que lució la actriz Farrah Fawcett.

Peinados que en estas fiestas se pueden adornar con coronas barrocas y explosivas, así como con diademas, broches y collares de perlas extraídos del joyero, soberbios aderezos que realzan el estilismo.