El jefe del Consejo Presidencial de Rusia para los Derechos Humanos (CPRDH), Mijaíl Fedótov, declaró hoy que ha enviado un informe al presidente ruso, Vladímir Putin, con observaciones sobre fallos y vacíos de la "Ley Antimagnistki", que prohíbe las adopciones de niños rusos por estadounidenses.

"Hemos enviado al presidente nuestro informe para que pueda fijarse en todos los detalles de la ley, que no se corresponde con la Constitución, en particular, por el modo en que fue adoptada", dijo Fedótov a la agencia Interfax.

Las declaraciones del jefe del CPRDH se producen al día siguiente de que Putin afirmase que no hay razones para no promulgar esa ley, aprobada casi de manera unánime por ambas cámaras del Parlamento.

"Por ahora, no veo motivos para no firmarla, aunque aún debo mirar la versión definitiva y ahí sopesarlo. Sin lugar a dudas, hay que apoyar las propuestas encaminadas a hacerlo todo dentro del país con el fin de garantizar un futuro digno para todos nuestros niños", aseveró ayer Putin durante una reunión con el Gobierno.

Según Fedótov, los expertos del CPTDH han detectado en la ley "muchas contradicciones y lagunas, en lo que se refiere a las adopciones de huérfanos y a la actividad de las organizaciones no gubernamentales".

Con la "Ley Antimagnitski" el Parlamento de Rusia replicó a una normativa estadounidense, aprobada recientemente, que impone sanciones, como negación de visados y congelación de activos, a funcionarios rusos presuntamente implicados en la muerte en prisión del abogado ruso Serguéi Magnitski, acaecida en 2009.

La respuesta rusa, además de contener sanciones similares para funcionarios estadounidenses que violen los derechos de los ciudadanos rusos, contempla la prohibición de adopciones de niños rusos por familias estadounidenses.