El Defensor de los Derechos del Niño de Rusia, Pável Astájov, presentó hoy un informe ante el Kremlin para que se prohíban las adopciones de niños rusos por familias extranjeras y no sólo de Estados Unidos.

"He enviado el informe al Presidente ruso que fundamenta la legitimidad de la prohibición de adoptar nuestros niños (por extranjeros) teniendo en cuenta las obligaciones internacionales de Rusia", aseguró Astajov, citado por las agencias locales.

Astájov, quien ha calificado de "antipatriota" la práctica de entregar los niños rusos a otros países, cree que "la derogación de la adopción extranjera es un derecho del Estado que se apoya en actas internacionales en vigor en este terreno".

Además, destacó que actualmente las familias rusas ya adoptan muchos más menores minusválidos que los extranjeros.

"Según los últimos datos del Ministerio de Educación, en 2011 las familias rusas acogieron a 1.075 huérfanos minusválidos, mientras durante el mismo período los extranjeros adoptaron 176", dijo.

El Defensor del Menor subrayó que la denuncia unilateral del acuerdo sobre adopciones suscrito con EEUU está justificado desde el punto de vista jurídico y humanitario.

"Lo importante no son las medidas de respuesta, sino la nueva realidad rusa. Cree en ti mismo, confía en tus propias fuerzas, apoya la familia y no los negocios con niños", apuntó.

En su opinión, Rusia "debe analizar de manera realista la necesidad de la adopción por parte de extranjeros teniendo en cuenta las posibilidades de adopción dentro del propio país y otras formas de educación en familias" de niños huérfanos y abandonados.

Mientras, el presidente ruso, Vladímir Putin, adelantó hoy que promulgará la ley que prohíbe las adopciones rusas a EEUU, que ya recibió el respaldo de ambas cámaras del Parlamento ruso, y un decreto para incrementar las ayudas a los niños huérfanos.

"Por ahora, no veo motivos para no firmarlo, aunque aún debo mirar la versión definitiva y ahí sopesarlo", aseveró Putin durante una reunión con el Gobierno.

Putin agregó: "No sólo tengo intención de firmar la ley, sino también un decreto presidencial sobre el cambio del mecanismo de ayuda a los huérfanos, niños que se quedan sin tutela de los padres y, especialmente, a aquellos que se encuentran en situaciones difíciles por su estado de salud".

Tras este anuncio, Astájov aseguró a la agencia Interfax que Rusia estaría preparada para prohibir las adopciones internacionales en cuanto entre en vigor un programa federal de apoyo a los niños huérfanos.

La viceprimer ministra encargada de Asuntos Sociales, Olga Golodets, ha advertido de que el proyecto de ley que Putin planea promulgar se contradice con varias leyes y actas internacionales, como la Convención sobre los Derechos del Niños, lo que niega el Kremlin.