El Kremlin se tomó hoy a broma las afirmaciones del actor francés Gerard Depardieu, quien dijo que el presidente ruso, Vladímir Putin, le había enviado un pasaporte.

"Evidentemente, esto es una broma. No he oído nada sobre ello. Con toda seguridad, es una broma", señaló Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin, a la televisión rusa.

Según informó el diario "Le Monde", Depardieu, sumido en una polémica en su país por trasladar su residencia fiscal a la vecina Bélgica para pagar menos impuestos, ha presumido entre varios amigos en París de que Putin ya le ha enviado un pasaporte.

Mientras, el controvertido jefe de Chechenia, Ramzán Kadírov, ha invitado a Depardieu a vivir en la república caucasiana rusa, que ha recuperado en los últimos años la estabilidad tras ser escenario de dos cruentas guerras.

"Depardieu renunció a la ciudadanía francesa. Tendrá sus razones, sino no habría actuado así. No voy a juzgar sus actos. Lo que puedo asegurar es que estamos dispuestos a acoger a este legendario artista", dijo, citado por las agencias rusas.

Kadírov destacó que al actor "le gusta Rusia" y "no descarta la posibilidad de solicitar la ciudadanía".

"Si los dirigentes del país toman una decisión positiva y le conceden la ciudadanía rusa, estaremos encantados de crearle en la república unas condiciones dignas de una gran figura de la cultura", subrayó.

El líder chechén recordó que Depardieu visitó recientemente Grozni con ocasión del Día de la Ciudad.

"Hablamos, cenamos juntos. Es un hombre con mayúsculas. Un humanista. Yo creo que ningún país dudaría ni un segundo en abrirle sus puertas", apuntó.

El actor, a punto de cumplir 64 años, anunció recientemente que trasladará su residencia fiscal a la localidad belga de Néchin, a apenas un kilómetro de la frontera francesa.

Además de Bélgica, según el prestigioso rotativo galo, el actor contempla trasladarse a Montenegro, donde tiene amigos y negocios, o a Rusia, donde cuenta con muchos admiradores.

Su decisión fue tachada de "lamentable" por el primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, lo que indignó a Depardieu, quien reaccionó anunciando su voluntad de renunciar la nacionalidad francesa.