La esperada temporada de pesca en las costas de Florida de los cangrejos denominados "stone crab" (cangrejo de piedra), a los que sólo está permitido arrancar las pinzas delanteras que midan un mínimo de 5,94 centímetros de largo, comienza el próximo lunes.

La temporada, que concluye el 15 de mayo de 2013, atrae a cientos de miles de amantes de las deliciosas pinzas de este crustáceo en un estado donde cada año se recogen más de 1.400 toneladas de "stone crab".

La normativa establecida por la Comisión para la Conservación de la Pesca y la Vida Salvaje de Florida (FWC, por su sigla en inglés) es muy estricta en lo que se refiere a la pesca de esta delicia marina tan solicitada en los establecimientos de Florida por su exquisito sabor.

Así, las famosas dos tenazas de los "cangrejos de piedra", denominados así por la dureza de su caparazón, "deben medir al menos 5,94 centímetros de largo cada una del codo a la punta" y está prohibido arrancárselas a las hembras con huevas, explicó la FWC.

Además, los pescadores no podrán usar más de cinco trampas de madera o plástico por persona para su captura ni ningún artefacto o dispositivo que aplaste, pinche el caparazón de estos crustáceos o les hiera.

Roger Duarte, propietario de George Stone Crab, empresa líder de Miami en la distribución de "stone crab", expresó su emoción ante la inauguración de la temporada de pesca de este crustáceo que su compañía transporta "lo mismo a establecimientos de Miami que del resto del país.. y ahora de todo el mundo".

Duarte contará con una tienda en el aeropuerto internacional de Miami (MIA) donde ofrecerá a los viajeros sus exclusivas y frescas pinzas de cangrejo, de las que recoge cerca de 2.200 kilos a diario para su distribución a Estados Unidos y a países como México, Nicaragua, Honduras, Panamá o Venezuela.

Pese a la autorización para arrancar las pinzas que cumplan con el tamaño legal requerido, las autoridades indican que la extracción de las dos pinzas deja a este tipo de cangrejos de mar "con pocas alternativas para defenderse de los depredadores" marinos.

Por ello, la FWC insta a los pescadores a devolver al agua al cangrejo "con una de las dos pinzas intacta", lo que permite al crustáceo obtener más alimento en un menor tiempo y, por lo tanto, "regenerar" antes la pinza arrancada.

Las regulaciones exigen además que los recolectores dispongan de una licencia de pesca y que la extracción de la trampa se lleve a cabo de forma manual durante la temporada.

Aproximadamente un 40 por ciento del total de pinzas de "stone crab" recogidas se realiza en aguas de los cayos de Florida, principal proveedor de este suculento manjar que en los restaurantes del país se suele acompañar con trozos de limón y salsa de mostaza o de mantequilla.

Esta especie de cangrejo regenera las pinzas arrancadas al cabo de unos 18 meses.

La normativa anual no fija un cupo de capturas en aguas libres, pero obliga a los pescadores a colocar las trampas diez días antes del comienzo de la temporada de pesca y a retirarlas en los cinco días posteriores a la conclusión de la temporada.