El aeropuerto internacional de Santiago de Chile ha instalado dos hologramas en tamaño real en los que se proyecta la imagen de una persona que informa a los pasajeros sobre los artículos prohibidos que no se pueden embarcar, informaron hoy fuentes oficiales.

Según indicó en un comunicado la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), impulsora de la iniciativa, se trata de un proyecto pionero en América Latina, que se evaluará en el aeropuerto capitalino durante seis meses antes de replicarlo en el resto del país.

Los hologramas emplean el sistema de la telepresencia para proyectar en tamaño real la imagen de una mujer sobre una superficie de acrílico recortada con forma de silueta.

A través de un sistema informático que mezcla las imágenes y el sonido, la funcionaria virtual informa durante un minuto a los pasajeros antes de pasar el control de seguridad sobre los objetos y sustancias que no se pueden embarcar.

La DGAC ha instalado dos sistemas holográficos en el aeropuerto de Santiago, uno en el terminal nacional y otro en el internacional, que también entrega la información en inglés.

Los hologramas han sido colocados en puntos estratégicos del recinto para que puedan ser observados tanto por las personas que van a viajar como por sus acompañantes o quienes transiten por el aeropuerto, precisaron a Efe fuentes del organismo.

El secretario general de la DGAC, Pablo Ortega, consideró que esta nueva tecnología permitirá agilizar el control de seguridad y aumentará los estándares de seguridad de la aviación civil chilena.

"El desarrollo de este sistema permitirá generar ahorros considerables de tiempo en la gestión de chequeo de pasajeros; descongestionar los espacios destinados a acumular los elementos requisados y disminuir los gastos que demanda la eliminación definitiva de ellos", señaló Ortega.