Los opositores del matrimonio homosexual en el estado de California pidieron hoy al Tribunal Supremo que revoque las sentencias que invalidan la ilegalidad de las uniones entre personas del mismo sexo en ese estado.

El Tribunal Supremo podría decidir no aceptar la petición a trámite, con lo que el estado de California podría volver a permitir los matrimonio homosexuales.

En 2010, un tribunal de apelaciones declaró inconstitucional la enmienda, conocida como Proposición 8, aprobada por el 52 por ciento de los votos en 2008, para declarar ilegal las uniones de personas del mismo sexo en California.

Según los jueces de aquel tribunal, cuya sentencia fue corroborada el pasado mes en otra corte de apelación, la prohibición violaba los derechos civiles, algo que los favorables a la aplicación de la Proposición 8 abogaron por desafiar ante el Tribunal Supremo, que si acepta el caso a trámite podría demorarse en dirimir hasta octubre.

Los opositores al matrimonio homosexual quieren agotar la vías legales para que no se revoque su propuesta de ilegalidad de las uniones de gais y lesbianas, que requirieron de un referéndum para enmendar las leyes del estado de California.

La petición de los promotores del la Proposición 8, conservadores religiosos en su mayoría, intenta defender "la definición tradicional de matrimonio de una sentencia de muerte judicial".

El presidente Barack Obama se ha mostrado favorable a la unión de personas del mismo sexo, que está permitido en ocho estados más el Distrito de Columbia.

No obstante, las conocidas como leyes de defensa del matrimonio no permiten al estado federal reconocer estas uniones homosexuales en igualdad de condiciones, lo que perjudica a la hora de asuntos tributarios o beneficios sociales.