El procurador general de Texas a Google de retener indebidamente evidencia para bloquear una investigación que se le sigue en cuanto a si la firma abusa de su dominio en las búsquedas de Internet.

La acusación está contenida en un documento presentado a principios de semana ante un tribunal como parte de la pesquisa que Texas emprendió hace dos años sobre las prácticas empresariales de Google.

Texas es uno de los al menos seis estados que examinan si Google manipula sus recomendaciones influyentes de su motor de búsquedas en internet para frenar a la competencia y elevar los precios de la publicidad en línea.

La Comisión Federal de Comercio y las autoridades competentes europeas efectúan sus propias pesquisas sobre los mismos puntos.

Dentro de las investigaciones de las autoridades reguladoras y otras, se ha solicitado a Google Inc. la entrega de correos internos y de otros expedientes en un intento para aclarar las estrategias de la firma y echar un vistazo a la mentalidad de los principales ejecutivos de la misma.

Google se ha rehusado a entregar más de 14.500 documentos como lo ha solicitado formalmente en diversas ocasiones el procurador general de Texas, Greg Abbot, de julio de 2010 a mayo de 2011.

Abbott pidió el lunes a la corte estatal de Texas que emita una orden que obligue a Google a entregar más material solicitado.

The Wall Street Journal difundió la noticia sobre Abbot horas antes de la reunión anual del jueves de los accionistas de Google en las oficinas centrales de la compañía en Mountain View, California.

La incertidumbre ante las batallas judiciales de Google con autoridades reguladoras en Estados Unidos y otras partes del mundo fue una de las razones por las cuales las acciones de la firma se han rezagado en el mercado desde que el cofundador Larry Page asumió como director general hace más de 14 meses.