Nicaragua detectó 34 casos de trata de personas entre enero de 2011 y marzo de este año, mientras que la Policía Nacional ha rescatado a 211 víctimas de ese delito, informó hoy una fuente oficial.

El secretario ejecutivo de la Coalición Nacional contra la Trata de Personas en Nicaragua, Eloy Izabá, declaró a medios oficiales que en los últimos 15 meses de los 34 casos registrados de tráfico ilegal de personas, en 17 los responsables han sido condenados por el sistema de justicia.

Precisó que en este país centroamericano las mujeres y niñas son las principales víctimas de ese negocio ilícito y generalmente son enviadas a El Salvador, Guatemala y México para ser explotadas sexualmente.

Agregó que también han registrado casos de hombres nicaragüenses que son forzados a viajar a Panamá para ser explotados laboralmente, lo que consideró una "nueva esclavitud", de la que, además, podrían ser víctimas menores y adolescentes de ambos sexos.

Por su parte, la jefa de prevención de trata de personas de la Policía Nacional, Esther García, informó la semana pasada que en 2011 rescataron a 178 nicaragüenses víctimas del tráfico ilícito de gente y en el primer trimestre de este año a 33 más.

La Coalición Nacional contra la Trata de Personas de Nicaragua es presidida por la ministra de Gobernación, Ana Isabel Morales, y está organizada en las 17 provincias del país y trabaja en conjunto con la Policía, explicó Izabá.

Además, Nicaragua ejerce la presidencia temporal de la Coalición Regional contra la Trata de Personas, a la que pertenecen los países de Centroamérica y que tiene como observadores a México y Colombia, detalló.

La semana pasada una representante de Save The Children, Ana María Martínez, dijo en Managua que el delito de la trata de personas goza de "gran impunidad" en Centroamérica, región que funciona como tránsito, origen y destino del tráfico ilegal de gente.

Save The Children considera la trata de personas como el tercer negocio ilícito más lucrativo en el mundo y según la directora ejecutiva de ONU Mujeres, la expresidenta chilena Michelle Bachelet, afecta a unas 2,4 millones de personas, en su mayoría mujeres y niñas, y mueve 32 mil millones de dólares.