La crucial industria petrolera de Irán fue afectada brevemente por el poderoso virus cibernético conocido como "Flame", que tiene capacidades de robo de información sin precedentes y puede escuchar secretamente a los usuarios de computadoras, dijo el miércoles un alto funcionario militar iraní.

Sus comentarios representan el primer vínculo directo entre el surgimiento de un nuevo programa mal intencionado y un ataque a un sistema de cómputo altamente sensible en Irán, que obtiene el 80% de sus ingresos a partir del petróleo.

No se ha informado cuál fue el alcance de las interrupciones del mes pasado, pero Irán se vio obligado a cortar la conexión a internet de la principal terminal de exportaciones petroleras del país en un intento por contener el virus.

Sería el virus de alto perfil más reciente en penetrar las defensas de las computadoras de Irán en los últimos dos años, lo cual impulsó las conjeturas de que podría ser obra de programadores israelíes.

Los expertos ven vínculos tecnológicos entre el virus Stuxnet, creado específicamente para afectar las centrifugadoras nucleares de Irán en 2010. Muchos sospechan que el Stuxnet fue desarrollado por la inteligencia israelí.

Gholam Reza Jalali, que encabeza una unidad militar iraní a cargo de combatir el sabotaje, afirmó que expertos de Irán habían detectado y derrotado al virus "Flame". Declaró a la radio estatal que la industria petrolera era el único organismo gubernamental afectado seriamente y que toda la información que se perdió fue recuperada.

"Este virus penetró algunos sectores. Uno de ellos fue el del petróleo. Afortunadamente, detectamos y controlamos este incidente aislado", dijo Jalali. "También pudimos recuperar la información que se perdió".

Jalali dijo que no ha habido informes de que alguna otra agencia gubernamental haya sido afectada por el virus.

El Centro de Coordinación de Equipos de Respuesta a Emergencias de Cómputo, operado por el gobierno, ha dicho que el virus Flame parece vinculado al espionaje, pero no citó a ningún país ni fuente específicos. Sin embargo, las sospechas internacionales recayeron de inmediato sobre Israel, archienemigo de Irán.

El viceprimer ministro israelí hizo poco para desviar las sospechas en torno a la posible participación de su país en el ciberataque.

"Quienquiera que vea a la amenaza iraní como una amenaza significativa probablemente tome varias medidas, incluso éstas, para obstaculizarla", declaró Moshe Yaalon el martes a la radio del Ejército cuando se le preguntó sobre el Flame. "Israel ha sido bendecido con alta tecnología, y nos enorgullecemos de herramientas que nos abren todo tipo de oportunidades".

Alí Hakim Javadi, viceministro de Comunicaciones y Tecnología de la Información de Irán, dijo el miércoles que los expertos iraníes ya han desarrollado un antivirus capaz de identificar y retirar al Flame de las computadoras, según lo citó la agencia noticiosa oficial IRNA.