Más de medio millón de cubanos se alojaron en 2011 en instalaciones hoteleras de la isla, algo que hasta el 2008 no estaba permitido pues la mayoría de centros turísticos del país solo podían brindar servicios a extranjeros.

El ministro del ramo Manuel Marrero indicó que se contabilizaron 580.000 hospedajes de cubanos en hoteles, lo que equivale a un 32% por encima con respecto al 2010.

Uno de las primeras medidas tomadas por Castro, cuanto asumió el ejecutivo a comienzos de 2008, fue terminar con las prohibiciones que impedían a los cubanos vacacionar o pernoctar en hoteles internacionales de cualquier categoría en el país.

La medida había sido dispuesta por su predecesor el ex presidente Fidel Castro en la década de los 90 en medio de una fuerte crisis económica en el país y bajo la premisa de que el Estado no tenía forma de garantizar el acceso igualitario para todos.

Marrero, quien encabezó esta semana la 32 Feria Internacional de Turismo, informó en declaraciones publicadas por el periódico oficial Juventud Rebelde que también se continuó ofreciendo para sus ciudadanos la modalidad de "campismo popular", la opción económica que a diferencia de los hoteles internacionales se paga en moneda nacional --una de las dos que circula en el país y con la que se abonan la mayoría de los sueldos--.

Según el funcionario, 824.000 personas vacacionaron en 2011 en el "campismo popular" consistente en cabañas e infraestructura rústica en la playa o cercanas a ríos.

Marrero no especificó los ingresos obtenidos por Cuba a partir de su turismo nacional.

El turismo internacional es uno de los motores de la economía isleña con ingresos superiores a los 2.000 millones de dólares.

Paralelamente el ministro habló también del impacto en el sector de otras medidas tomadas por Castro como la ampliación del trabajo independiente del Estado y una apertura a la iniciativa privada de los cubanos y por la cual se amplió la oferta con alojamiento en casas y restaurantes particulares.

Marrero indicó que operan en Cuba 1.618 "paladares", como se denomina a los restaurantes privados, mientras 5.207 habitaciones no estatales prestan servicios, los "cuales en su mayoría son productos competitivos de alta calidad y complementan la oferta que el país pone a disposición de los viajeros", según Juventud Rebelde.

A lo largo de 2011 se recibieron en Cuba 2,7 millones de visitantes internacionales y "en lo que va de año las cifras se consideran alentadoras", pues se reportó que entre enero y abril ya habían arribado 1,2 millones de personas.

Canadá, Francia y Reino Unido son los principales emisores de turistas a la isla. El gobierno de Washington prohibe a sus ciudadanos visitar Cuba.

__

Andrea Rodríguez está en Twitter como: https://twitter.com/ARodriguezAP