Cuba cuenta actualmente con 1.618 restaurantes y 5.207 habitaciones de alojamiento dentro de su sector no estatal tras las reformas impulsadas por el Gobierno de Raúl Castro para ampliar el trabajo privado o "por cuenta propia", informó hoy el diario oficial Juventud Rebelde.

Según el periódico, el ministro de Turismo, Manuel Marrero, indicó que esas facilidades "en su mayoría son productos competitivos de alta calidad y complementan la oferta que el país pone a disposición de los viajeros".

Las declaraciones de Marrero tuvieron lugar durante la 32 Feria Internacional de Turismo de Cuba, que se celebra desde el pasado martes en los cayos del norte de la provincia central de Villa Clara.

El ministro dijo que el Gobierno ha desarrollado "la actividad no estatal" en las áreas de alojamiento, gastronomía y otros servicios, como parte de la implementación de los "lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución", como se denomina a las reformas económicas iniciadas en octubre de 2010.

El impulso del trabajo por cuenta propia ha sido una de las principales medidas del plan para "actualizar" el modelo socialista y se plantea como alternativa laboral al proceso de reducción de las abultadas plantillas estatales.

La apertura de nuevos restaurantes privados, los llamados "paladares", y las casas o habitaciones de alquiler han sido unos de los efectos más visibles de los ajustes emprendidos por el presidente Raúl Castro.

En el caso de los restaurantes, en 2010 el Gobierno autorizó que esos locales tuvieran 20 puestos para comensales en lugar de los 12 que hasta ese momento se les permitía.

Como parte de las medidas para flexibilizar la actividad autónoma, hace un año se incrementó esa cifra a un máximo de 50 clientes y se facilitó la contratación de mano de obra por parte de particulares.

El incremento de paladares y alojamientos apunta al interés de los cubanos en el sector turístico, que según datos oficiales ha experimentado un 5,2 por ciento de crecimiento en lo que va de año respecto a igual periodo de 2011.

Juventud Rebelde subraya hoy el "importante desarrollo" experimentado asimismo en el turismo nacional desde 2008, cuando el Gobierno levantó las prohibiciones para que los cubanos se alojaran en hoteles.

Se calcula que en 2011 unos 580.000 ciudadanos cubanos se alojaron en instalaciones hoteleras de pago en divisas, lo que supone un crecimiento del 32 por ciento.