La organización que supervisa una importante expansión de los sufijos de direcciones de internet espera reanudar el 22 de mayo la recepción de propuestas después de una falla técnica que inhabilitó su sistema informático durante semanas.

El mes pasado, la Corporación para la Asignación de Nombres y Números en Internet (ICANN por sus iniciales en inglés) cerró un sistema que permite a compañías y organizaciones proponer sufijos nuevos, después de que descubrió una falla en el programa que ocasionó exposición de datos privados.

En algunos casos, los datos ofrecían indicios sobre qué compañías estaban proponiendo cuáles sufijos, detalles que se suponía eran confidenciales. La ICANN señaló que no tenía evidencia de que alguien haya visto la información intencionalmente.

Si la organización logra aceptar las propuestas nuevamente como lo tiene planeado, el plazo de solicitudes estará abierto hasta el 30 de mayo.

La fecha límite original era el 12 de abril, pero la ICANN inhabilitó el sistema justo horas antes de que se cerrara.

En aquel entonces, la organización previó reabrirlo en cuatro días hábiles. En lugar de ello, encontró que necesitaba más tiempo para descifrar por qué falló el programa y cómo repararlo. También tenía que notificar sobre el percance a los solicitantes afectados.

Más de 1.000 sufijos de nombre de dominio — la parte ".com" de una dirección en internet — podrían ser agregados cada año, en el cambio más notorio a esta nomenclatura desde su creación en la década de 1980.

Desde el punto de vista técnico, los nombres permiten a computadoras conectadas a internet "saber" a dónde enviar un correo electrónico y ubicar sitios Web; pero han llegado a significar mucho más.

La idea detrás de la expansión es por ejemplo permitir a los hoteles, casinos y ortos negocios de Las Vegas congregarse alrededor del sufijo ".Vegas" o a una compañía como Canon Inc. atraer clientes a "camaras.Canon" o "impresoras.Canon". El nuevo sistema también haría posible versiones chinas, japonesas y suajili de ".com".

El retraso no debería influir mayormente sobre la disponibilidad de sufijos nuevos, ya que los nombres nuevos aparecerán en el uso general hasta al menos la próxima primavera y, en muchos casos, mucho más tarde.