Alimentar, criar, cuidar, vender o intercambiar tiburones estará prohibido a partir del próximo año en Florida, una medida que pretende aumentar la protección de esos depredadores, que en las aguas de este estado cuentan con un hábitat fundamental para su supervivencia.

La Comisión para la Conservación de la Pesca y la Vida Silvestre de Florida (FWC, por su sigla en inglés) aprobó hoy una norma que prohíbe criar con fines recreativos o comerciales cualquier ejemplar de tiburones tigre, así como de tres tipos de tiburones martillo.

"A veces las medidas más apropiadas de conservación consisten en evitar problemas, más que en solucionarlos", explicó el comisionado Brian Yablonski tras la aprobación de esta medida de protección para un animal del que cada año se matan millones de ejemplares para hacer sopas de aleta de tiburón.

La medida, que también incluye la prohibición de la venta o intercambio de estos animales, se aplicará en el estado de Florida y en sus aguas, que incluyen 4,8 kilómetros desde la costa atlántica y 14,8 kilómetros hacia las aguas del Golfo de México.

La asociación Oceana, la mayor agrupación del mundo dedicada en exclusiva a la protección de la vida marina, calificó hoy la medida de "transcendental" para la protección de esas "vulnerables" especies en las aguas de Florida, que son un hábitat ideal para la cría y desarrollo de estos animales.

La FWC explicó que la medida se empezó a estudiar el año pasado, ante la petición popular y de científicos de Florida de que se aumentara la protección de estos animales.

Es habitual encontrar en las aguas de Florida ejemplares jóvenes de este tipo de tiburones, que tienen un ciclo reproductivo muy lento y necesitan cerca de quince años para alcanzar la madurez, según explicó la FWC en un comunicado.

Los tiburones han sido objeto de estrictas regulaciones en Florida desde 1992, de forma que sólo se puede pescar al día un tiburón por persona o dos por embarcación, al tiempo que está prohibida la recolección de aletas de tiburón.

En este estado se pueden encontrar más de veinte especies raras o escasas de tiburones, que sólo se puede capturar si se liberan inmediatamente.

"La Comisión debe ser elogiada por la aplicación de esta revolucionaria medida de protección del tiburón", dijo hoy Rebecca Greenberg, científica marina de Oceana, en un comunicado.

Añadió que "esta nueva norma no sólo beneficiará al tiburón tigre y al tiburón martillo, sino también a la salud del medio marino de Florida".

La población de tiburones tigre ha disminuido drásticamente en las últimas décadas en aguas de la costa atlántica de EE.UU., según Oceana, que cifra en un 97 % ese recorte en las últimas décadas.

Las tres especies de tiburones martillo protegidos con la norma aprobada hoy (liso, ondulado y grande) están sujetos a la presión de la pesca intensiva por sus grandes aletas, que son muy valoradas en el mercado internacional.

"Una evaluación reciente de los tiburones martillo en el noroeste del Atlántico reveló un descenso de aproximadamente el 70 por ciento desde principios de 1980", apuntó Oceana, que recordó que las nuevas restricciones aún permitirán la pesca deportiva de la especie, siempre y cuando los tiburones sean capturados y liberados.

"El Gobierno federal debería extender esta medida a todas las aguas de EE.UU.", dijo Greenberg. "La prohibición de la cría y posesión de especies de tiburón en riesgo es necesaria para que la población se recupere".