Una nave espacial que lleva a bordo a un astronauta estadounidense y dos cosmonautas rusos se acopló el miércoles con la Estación Espacial Internacional.

La nave Soyuz TMA-22 que lleva al astronauta de la NASA, Dan Burbank, y a los rusos Anton Shkaplerov y Anatoly Ivanishin se enganchó con la estación orbital varios minutos antes de la hora prevista.

La nave despegó el lunes del cosmódromo ruso en Kazajstán.

El lanzamiento de la misión se retrasó dos meses debido a la caída de una nave de carga no tripulada en agosto. El lanzamiento fallido planteó dudas sobre futuras misiones a la estación, porque el cohete que se estrelló utilizaba la parte superior que los cohetes propulsores que llevan las naves Soyuz a órbita.

El retraso redujo la misión a tres personas a bordo de la Estación, al estadounidense Micheal Fossum, al ruso Sergey Volkov y al japonés Satoshi Furukawa que han estado en la base espacial desde junio y esperan regresar a Tierra la próxima semana.

William Gerstenmaier, administrador asociado de la NASA para operaciones espaciales, dijo en conferencia de prensa poco después del acoplamiento que "el equipo ruso hizo el tremendo trabajo de lograr que estuvieran listos el lanzamiento y acoplamiento".